Un escenario favorable para el Frente Amplio se daría en el distrito 11, uno de los bastiones históricos de la derecha, que incluye a las comunas de mayores ingresos del país (Las Condes, Lo Barnechea, Vitacura, Peñalolén y La Reina). Según el estudio realizado por la Fundación Moebius, el nuevo conglomerado obtendría uno de los cupos al parlamento –el distrito elige a 6 diputados- al igual que la lista de la Nueva Mayoría.

Según señala el documento, Chile Vamos estaría a 23.541 votos de elegir a un quinto diputado, mientras que el FA a solo 1.263, lo que dejaría la combinación con un 4-1-1.

Según la fundación, el estudio se hizo en base a resultados de elecciones pasadas, y en ese momento “el Frente Amplio aun no estaba conformado. Desde entonces ya ha pasado un año, y en ese período ha tenido gran irrupción en la ciudadanía, con cobertura de los medios, una primaria que les permitió mostrar a sus candidatos y hoy, realizan un gran despliegue territorial en el distrito.”

El estudio sostiene además que el Frente Amplio debería aumentar la votación obtenida en las elecciones municipales del año pasado. Este aumento en su votación debiese provenir desde los votantes desencantados de la Nueva Mayoría que ven en el FA una alternativa novedosa. También debiese provenir desde el Partido Progresista que aparece muy disminuido en estas elecciones.

De darse este escenario, es altamente probable que el diputado electo del Frente Amplio sea el humanista Tomás Hirsch pues es el candidato más conocido y en campaña ha mostrado un fuerte despliegue territorial.