La policía de Texas se encuentra investigando un tiroteo que tuvo lugar este domingo en una iglesia cercana a San Antonio y que causó la muerte de al menos a 24 personas. El atacante murió a manos de los agentes que respondieron al incidente.

Según la información proporcionada por el comisionado del condado a la cadena NBC, se registra un gran número de heridos. Las causas del ataque aún no se pueden establecer.

Un testigo informó a CNN que un hombre entró en la iglesia al medio día y que posterior a eso escuchó al menos 20 disparos.

El gobernador del Estado, Greg Abbott, ofreció sus condolencias y señaló que este ataque es un “acto del mal”. A través de Twitter, el gobernador agradeció el apoyo de los funcionarios policiales e informó que en las próximas horas se sabrán más detalles del incidente.

Cabe recordar que hace un mes se registró el peor tiroteo de la historia de Estados Unidos, en Nevada, donde murieron 60 personas y más de quinientas resultaron heridas durante un concierto de música Country.