La primera sala de la Corte de Apelaciones acogió el escrito presentado por Fundación Iguales, a favor de Emma de Ramón —integrante del directorio de la fundación—, su conviviente civil, Gigliola Di Giammarino y su hijo Attilio José, para que éste pueda ser reconocido legalmente por ambas.

El presidente ejecutivo de Fundación Iguales, y abogado patrocinante del recurso, Juan Enrique Pi, afirmó que “por primera vez llegaremos a la Corte de Apelaciones de Santiago para exponer que la negativa del Registro Civil de inscribir a las dos madres de Attilio es una vulneración a la igualdad ante la ley del niño, que por el solo hecho de nacer en una familia de mujeres lesbianas, se le niega su identidad civil y familiar, anulándose toda relación y derechos con una de sus madres”.

En el escrito se sostiene que lo ocurrido en el Registro Civil el 3 de octubre pasado, cuando no se les permitió inscribir a nombre de ambas a su hijo, les “ha significado una privación, perturbación y amenaza en el legítimo ejercicio de los derechos y garantías constitucionales establecidas en los artículos 19 Nº1, 19 Nº2 y 19 Nº4 de la Constitución Política de la República de Chile, referidos al derecho a la integridad psíquica y física, igualdad ante la ley y prohibición de discriminaciones arbitrarias, y al respeto y protección a la vida privada y a la honra de la persona y su familia, respectivamente”.

En tanto, De Ramón se mostró esperanzada con la decisión de la Corte, ya que “podremos contarle al tribunal por qué nuestro hijo está desprotegido en comparación a otros niños, solo porque su familia está formada por dos mujeres. Esperamos que ésta enmiende la enorme vulneración de derechos que el Estado ha cometido, y sigue cometiendo, en contra de nuestro hijo Attilio desde su nacimiento”.

Pi adelantó que, en caso de que no obtener los resultados esperados en la Corte de Apelaciones, “entonces llegaremos a la Corte Suprema”.