“Los de capucha pónganse en segunda línea, para que puedan defender a los diputados”.

Con esas palabras, el diputado Freddy Guevara alentaba a los encapuchados en medio de una protesta en Caracas.

Poco a poco, Guevara fue convirtiéndose en una de las figuras más radicales de la oposición venezolana pese a sus cortos 31 años. Licenciado en Comunicación Social, sus primeras apariciones públicas fueron como dirigente estudiantil opositor al gobierno de Hugo Chávez. Tras un período como concejal, fue electo diputado en diciembre de 2015, siendo nombrado además primer Vicepresidente de la Asamblea Nacional.

El pasado 3 de noviembre, el Tribunal Supremo de Justicia decretó el desafuero del diputado Guevara acusando que habría incurrido “de manera permanente en los delitos de asociación, instigación pública continuada y uso de adolescente para delinquir”. El Tribunal -máximo órgano jurisdiccional de Venezuela- pidió que se le quite la inmunidad parlamentaria a Guevara.

Es por eso que el diputado se fue raudo rumbo a la embajada de Chile en Venezuela. Pidió protección ante “inminentes amenazas a su seguridad e integridad personal”.

El ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, aseveró que “Chile actúa de acuerdo con principios jurídicos y humanitarios” para proteger a Guevara, quien pediría el asilo político en nuestro país.

Guarimbas permanentes

Guevara emergió como una de las principales figuras del partido opositor Voluntad Popular, el que ayudó a fundar junto al encarcelado Leopoldo López.

En su tiempo como diputado, se ha destacado por representar la línea más dura y reaccionaria del antichavismo, llamando a desconocer la legitimidad de Nicolás Maduro en la presidencia.

Mientras eso hablaba a la prensa, en las protestas de la oposición Guevara llegaba hasta la primera línea. Un video lo muestra rodeado de los “guarimberos”, como se le conoce en Venezuela a los encapuchados. “Hermanos, Venezuela les reconoce la lucha que ustedes dan por el pueblo”, le dice a una serie de personas que, ante la cámara, procuran mantener su rostro cubierto.

Una de las situaciones más polémicas en las que se ha visto envuelto en el último tiempo fue de cara a las recientes elecciones regionales en Venezuela. Guevara llamaba a votar en nombre de Neomar Lander, un joven de tan solo 17 años que perdió la vida mientras manipulaba un explosivo en medio de las protestas contra Maduro.

“Como estamos en dictadura, nuestra lucha tiene costos irreparables e injustos”, aseguró en su momento.