La investigación de los Paradise Papers, llevada a cabo por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y más de 90 medios de prensa en 67 países, reveló este domingo que Claridge Inc, el fondo de inversión del principal recaudador de campaña del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, lleva años moviendo millones de dólares a sociedades ‘offshore’ con el probable objetivo de evadir impuestos en Canadá, EE.UU. e Israel.

Stephen Bronfman aparece junto a su familia moviendo por 25 años millones de dólares a entidades offshore para uno de sus más antiguos y estrechos socios, evitando así pagar impuestos.

El mandatario canadiense se pronunció dura y frecuentemente contra la evasión fiscal, promoviendo la equidad y los impuestos a los más ricos. Sin embargo, debido a las últimas revelaciones tendrá que enfrentar numerosas preguntas incómodas que pueden poner en cuestión el financiamiento de su campaña.

El candidato del Partido Liberal era popular entre el electorado y tenía un enorme potencial político, pero carecía de recursos económicos para su campaña. Pero tras el nombramiento de Bronfman, logró duplicar los fondos de la formación en apenas dos años, posibilitando su victoria.

Ante esa filtración, basada en documentos internos de la firma legal Appleby, con base en las Islas Caimán, el vocero de Trudeau declinó contestar a las preguntas formuladas por los periodistas de ICIJ y de Canadian Broadcasting Corp. Por su parte, un abogado que representa a los Bronfman indicó a esos dos mismos medios que “ninguna de las transacciones realizadas o entidades establecidas tuvieron el fin de evadir o eludir impuestos” y “siempre estuvieron en total conformidad con todas las leyes aplicables y los requerimientos de la administración”.

Contra legislaciones que regularan el sistema tributario

Se desconoce hasta qué punto Trudeau conocía los discutibles movimientos de ingeniería impositiva realizados por su amigo y responsable financiero de su partido. Bronfman no es, sin embargo, un personaje demasiado conocido fuera de los circuitos de las actividades benéficas que frecuenta en Montreal.

Pero, al mismo tiempo, los Bronfman y los Kolber -otra de las familias canadienses señaladas en los Paradise Papers- fueron responsables de importantes campañas de ‘lobby’ contra la introducción de leyes que combatan “el uso abusivo” de las sociedades ‘offshore’. En 1999, su presión logró que el Ejecutivo del Partido Liberal retirase una propuesta de ley en ese sentido. Más adelante, en 2005, los abogados sus abogados se registraron como lobistas para trabajar en beneficio del ‘trust’ Bronfman contra una regulación incipiente que tasaba los ingresos de los ‘trusts offshore’ e imponía represalias contra los infractores. Como consecuencia, Canadá no adoptó medidas de este tipo hasta 2013.