Un joven de 15 años se cansó del maltrato que su madre recibía en manos de su progenitor y resolvió terminar con su vida, dándole dos puñaladas. En su declaración ante el Segundo Tribunal Oral en lo Penal de Santiago, María declaró que su hijo siempre convivió con la violencia: “De los 20 años juntos, 14 fueron de maltratos”, resumió.

El abuso físico al interior del hogar también tenía manifestaciones en lo económico y psicológico. Todo terminó por explotar el 14 de septiembre de 2016, cuando el hijo de María y Cristián realizaría un acto folclórico por Fiestas Patrias, en su colegio en la comuna de Independencia. El padre cumplía tres jornadas completas de drogas y alcohol.

María entró al baño para arreglarse para la ocasión cuando su pareja comenzó a golpearla para exigirle dinero. No era la primera vez que lo hacía: también la golpeó cuando acababa de parir a su hijo y aún se encontraba en la maternidad. María lo había denunciado en 2014, pero luego retiró la denuncia con la esperanza de que él cambiara.

Ese día, cuando Cristián estaba listo para golpearla otra vez, el joven de 15 años no soportó más y le clavó dos puñaladas en el cuello con un cuchillo de 12 centímetros. El hombre de más de 1.80 de estatura cayó al suelo y falleció en el hospital poco después. Pese a que la Fiscalía solicitó una condena de cinco años de régimen cerrado para el menor en un centro del Sename, el tribunal decidió absolverlo.

“Quedó demostrado con los dichos de los testigos, puesto que estos dieron cuenta de que la reacción del acusado fue en todo momento de defensa hacia su madre, quien al prestar declaración de manera tan sincera relató toda una vida junto al afectado, marcada por las agresiones y la violencia física y psíquica“, fue la conclusión de los jueces, según consigna La Tercera.