Pese a que se disculpó originalmente con el fotógrafo de La Cuarta Fernando Ramírez por haber destruido su cámara en medio del partido entre la Universidad de Chile y Santiago Wanderers, la figura azul Mauricio Pinilla se negó ayer a hacerse cargo de los costos del equipo de trabajo.

El ariete se reunió con el editor de La Cuarta y con el fotógrafo en cuestión, ocasión en la que, a diferencia de lo expresado inicialmente, no mostró voluntad para arreglar la situación.

Cámara destrozada por Mauricio Pinilla / Agencia Uno

El atacante no solo se negó a pagar los 7 millones que corresponden a la cámara, sino que le echó la culpa al fotógrafo por estar, según él, en el lugar equivocado. Además, Ronald Fuentes, gerente deportivo de Azul Azul, se quejó ante la ANFP por la ubicaciones de los profesionales (camarógrafos, fotógrafos) en las canchas.

La Cuarta, en tanto, esperará a que el club se haga cargo del daño a la cámara.