La Corte Suprema resolvió rechazar el recurso de casación que fue presentado en contra de la sentencia dictada por el Segundo Tribunal Ambiental, donde se anuló el estudio de impacto ambiental del proyecto “Hotel Punta Piqueros”, ubicado en el sector de Reñaca.

En un fallo unánime, la Tercera Sala del máximo tribunal desestimó las acciones presentadas por el Servicio de Evaluación Ambiental y la inmobiliaria Hotel Punta Piqueros S.A.

“El Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental impone al proponente una exigencia clara y categórica, consistente en definir de manera inequívoca el estado, situación y circunstancias del lugar en que pretende desarrollar su actividad, tal como existía “en forma previa a su ejecución”, sin que la iniciación, previa e indebida por falta de aprobación de las respectivas obras, tenga la virtud de eximirlo de cumplir semejante deber. El incumplimiento de un deber legal no puede ser causa o justificación que permita incumplir otras obligaciones del mismo origen”, argumentaron los ministros, según consigna Poder Judicial.

De esta forma, la Corte Suprema reconoció la decisión del Tribunal Ambiental, que en diciembre pasado obligó a retrotraer los permisos ambientales de la iniciativa hasta la dictación del Icasara 2 (Informe Consolidado de Aclaraciones, Rectificaciones o Ampliaciones), lo que invalidó su resolución de calificación ambiental (RCA). La respuesta obliga al proyecto a volver a tramitación para volverse viable.

En adelante, Punta Piqueros tendrá que considerar los reclamos de las comunidades en una serie de aspectos y hacer nuevos estudios que les permitan retomar las obras, que se encuentran paralizadas desde marzo pasado. En el caso de la obra gruesa, se aprecia un 100% de avance.

La empresa vivió su primer obstáculo en 2011, cuando el permiso de construcción de la Municipalidad de Concón fue dejado sin efecto tras un reclamo de ilegalidad presentado por el Comité Pro Defensa del Patrimonio Histórico y Cultural de Viña del Mar.