Luego de dos días prófugo, la Policía de Investigaciones (PDI) detuvo al hombre que asesinó a María Esperanza Alcaíno, de 13 años, luego de pedirle ayuda en su condición de discapacitado.

La niña atendió al llamado de Mauricio Vásquez Hidalgo, quien apenas unos minutos más tarde -por razones que se investigan- habría atacado a la pequeña con un arma blanca, provocando su muerte.

El hecho causó conmoción en el entorno de la niña y en su comunidad escolar del Liceo Horacio Aravena Andaur, donde recibieron la noticia con pesar y llamaron a hacer justicia por la estudiante, quien cursaba sexto básico.

“María Esperanza Alcaíno Navarro fue apuñalada en dos ocasiones en el sector del corazón escapando de una vivienda ubicada en pasaje Pintor Murillo entre Ureta Cox y San Nicolás. Estaría huyendo de un ataque que sufría en esa morada. Al salir de la vivienda se desploma. Vecinos llaman a carabineros, bomberos y ambulancia, quienes intentan reanimar a María, esfuerzos que se habrían prolongado hasta su llegada al hospital Barros Luco, donde fallece”, resumieron sobre el ataque.

La niña se había integrado en marzo de este año al establecimiento educacional y se adaptó rápidamente. María Esperanza fue descrita como una “estudiante destacada académicamente en su curso, de buen trato con sus pares y adultos del establecimiento, deportista, apasionada por el basquetbol, lo que la llevaba a quedarse luego de clases a practicar con algunos de sus compañeros perfeccionando su práctica y fortaleciendo su amistad”.

A la vez, desde el colegio recalcaron que “la violencia, el machismo, la discriminación y el poder patriarcal han sido germen de este horrible crimen contra una persona en su condición de mujer y menor de edad”.

Por su parte, la madre de la niña, Gloria Navarro, aseguró que su hija pudo ser víctima de una agresión sexual, que terminó en el violento ataque. “Mi hija salió con su polera levantada, toda rasguñada”, recalcó la mujer.

El hombre de 54 años ya contaba con antecedentes policiales por los delitos de estafa y violación. Además, Vásquez le habría pedido a la niña ayuda para ingresar al domicilio, por lo que la PDI no descarta que el objetivo haya sido abusarla sexualmente. Dentro de las próximas horas realizarán pericias para confirmar o descartar dicha hipótesis.