Un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) sobre la salud revela que México es el país con mayor tasa de sobrepeso y obesidad entre su población, por delante de Estados Unidos. Si se tiene en cuenta únicamente la obesidad, el ranking lo sigue encabezando Estados Unidos.

En este país, la tasa de obesidad es de un 33 por cuento, la segunda mayor que la OCDE, cuyo promedio es del 19,4. Esto significa que uno de cada tres adultos la padece. Si se suma con la tasa de sobrepeso, se llega al 73 por cuento, y México supera incluso a Estados Unidos.

De hecho, la lucha contra la obesidad es uno de los fracasos en materia de salud que revela el informe: según el texto, ha aumentado desde los años 90 en varios países y se ha doblado en Corea del Sur y Noruega. Un 54 por ciento de adultos en la OCDE tiene sobrepeso, lo que incluye a un 19 por ciento con obesidad.

“La obesidad constituye un reconocido factor de riesgo para muchas enfermedades crónicas. Por ejemplo, explica en gran medida por qué México tiene la prevalencia más alta de diabetes entre los países de la OCDE”, dice el informe. Y añade: “Los altos índices de obesidad, junto con otros factores como el poco avance en la reducción de mortalidad por padecimientos circulatorios, las altas tasas de muertes por accidentes de tránsito y homicidios, así como las persistentes barreras de acceso a la atención de calidad, explican por qué las ganancias en esperanza de vida en México se han desacelerado en años recientes”.

El estudio, que recoge datos sobre la salud en los 35 países de Europa, América y la región Asia-Pacífico que forman la organización, dibuja un panorama bastante optimista sobre la evolución de la salud, pero señala, entre otros peligros, precisamente la obesidad, o el consumo de alcohol.

Chile aparece en el documento como uno de los países, junto con Turquía y Corea del Sur, que h aumentado más la esperanza de vida desde 1970. La media hoy se sitúa en 80,6, con España y Japón como países líderes. Una explicación para la evolución general es el mayor gasto, pero también los mejores hábitos de salud, según la OCDE. Las mujeres y las personas con niveles más alto de educación viven entre cinco y seis años más que los hombres y aquellos que tienen niveles educativos más bajos.