El comité de Derechos Humanos de La Legua denunció, mediante un comunicado que Carabineros torturó a dos vecinos sin motivo alguno.

“El pasado domingo 15 de octubre aproximadamente a las 16:00 horas, cinco funcionarios de carabineros se abalanzaron sobre un joven de 25 años, L, de la población Legua Emergencia sin motivo conocido. Inmediatamente ingresaron al domicilio desde donde su padre, D, y abuelo tuvieron que observar cómo era amenazado y golpeado”, comienzan por denunciar en el comunicado.

Además de esto denunciaron que Carabineros robó pertenencias de la casa de las personas torturadas
“Además, al abuelo de L, le robaron el anillo de matrimonio y dinero. Posteriormente, ante la atónita mirada de familiares y vecinos, L y su padre D, fueron aprehendidos por los funcionarios policiales, empujados al carro policial y duramente golpeados hasta llegar a la comisaria N° 50 de San Joaquín”, afirman desde el comité.

En la comisaría ambos sufrieron tormentos psicológicos y físicos. “Padre e hijo fueron golpeados en distintas zonas de su cuerpo. L recibió golpes de puño en su cara y perdió un diente, posteriormente el carabinero, teniente Maximiliano Yáñez, lo tomó del pelo y azotó su cara contra la pared hasta que estalló la sangre. Amedrentado y balbuceando gritos, L alcanzó a ver la figura de su padre quien desesperado y esposado de manos era obligado a presenciar la tortura a que era sometido su hijo” denuncian en el texto.

El comité relata que el padre del muchacho también fue torturado y, producto de esto, perdió un diente. “Más tarde fueron obligados a limpiarse la sangre y fueron conducidos a constatar lesiones. El profesional médico de turno no vio nada anómalo, supuestamente revisó a los pacientes, quienes se encontraban esposados, y los despachó” aseveran desde el comité.

Los hombres fueron acusados de lanzarle un vaso a Carabineros lo cual le produjo “heridas graves“ al funcionario policial. “Hecho que nunca sucedió pero que, sin embargo, tuvieron que reconocer para no quedarse dentro de la cárcel esperando que la justicia investigara si eran o no inocentes”, señalan en el texto.

“Convocamos a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a indignarse, a centrar la mirada en los crímenes que bajo el rótulo de seguridad se viven cotidianamente en las poblaciones intervenidas. Convocamos a que Carabineros de Chile y la Intendencia, responsable política del mentado Plan, asuman la responsabilidad y procedan en consecuencia. Exigimos justicia, único medio posible de equidad y camino necesario para vivir en dignidad”, enfatizan desde el grupo de Derechos Humanos.

Los familiares de los afectados junto con el comité harán las denuncias formales para aclarar los hechos.

Puedes leer la declaración completa acá.