Josefa Errázuriz fue la protagonista de un hecho inédito en 2012. Un proceso participativo logró sacar al cuestionado ex miembro de la DINA Cristian Labbé de la alcaldía de Providencia y ponerla a ella en el cargo. Cuatro años después, no logró retener el sillón municipal ante Evelyn Matthei.

Desde entonces se ha seguido complicando su situación. La nueva alcaldesa presentó una acusación ante Contraloría por gastos improcedentes y más de 2 mil 700 millones en el departamento de Educación que no fueron rendidos. La denuncia es tanto contra la ex alcaldesa como contra Mariano Rosenvaig, ex director de Educación de la municipalidad y militante del partido Revolución Democrática.

La organización, que hoy lidera el Frente Amplio, desembocó con todo en Providencia junto a Errázuriz. Hoy, la ex alcaldesa recuerda con dolor cómo terminó todo con RD. “Voy a ser honesta. Creo que con Revolución Democrática construimos un gran programa de educación. Mi gran desilusión es que ellos no lo defendieron, cuando por una inversión económica, que es para una inversión social, nos acusaron de llevarnos plata para la casa”, dijo en entrevista con Pulso.

El programa, según Errázuriz, “fue extraordinario”. El problema vino después. “Me dolió en el alma que no defendieran un programa del cual no me puedo atribuir la autoría. Era de ellos y con mucha fuerza nuestro gobierno local lo apoyó”, afirmó.

El medio, además, cita a otras personas que acusan al partido de Giorgio Jackson de presentarse como “grandes técnicos” cuando en realidad fueron a “aprender cómo funciona el Estado”.

Ahora, Errázuriz está concentrada en la campaña a diputado de Nicolás Muñoz (DC) en el distrito 10, donde compite precisamente contra Giorgio Jackson, quien va a la reelección.