Fue en Lisboa, en un Web Summit, evento típico de la industria del modelaje, que la portuguesa Sara Sampaio sacó la voz.

Antecedida por una creciente exposición a situaciones de acosos y abuso sexuales en el mundo del cine y espectáculo, la modelo de Victoria’s Secret dijo sin rodeos lo que se vive en las sesiones fotográficas: “Fui forzada a hacer cosas que no quería. Lo que me hicieron es inaceptable. Me siento violada, maltratada y faltada al respeto como profesional y como mujer”.

“Ha habido momentos, a lo largo de mi carrera, en que no me quedó más remedio que hacer esas cosas porque la respuesta siempre era la misma: que formaba parte de mi trabajo”, agregó, según reproduce el medio ABC.

Uno de esos casos fue una sesión con la revista francesa Lui, donde le exigieron que se desnudara. “Mi agente y yo insistimos en un acuerdo claro para protegerme y controlar la decisión que hice de no hacerme fotos desnuda (…) durante el día de la sesión de fotos, necesité constantemente defenderme y repetir mis límites con respecto a los desnudos, asegurándome de que me cubría tanto como podía. Mientras repasábamos las imágenes finales, me di cuenta de que había algunas exposiciones accidentales con ciertas partes de mi cuerpo que no quiero que sean expuestas. Lo dejé bien claro y me aseguraron que no las utilizarían”.

Después, la revista publicó la foto de ella desnuda. “En muchas ocasiones, los fotógrafos y estilistas me presionan o piden que pose desnuda porque ya lo hice en el pasado. Pero que lo consintiera entonces no tiene por qué significar necesariamente que lo admita en la actualidad. Tenemos que denunciar algo que el mundo de la moda necesita que se denuncie. No podemos quedarnos de brazos cruzados y esto no puede quedar así”, afirmó la modelo.

“La moda es la única industria en la que las mujeres ganan mucho más dinero que los hombres, y aun así se nos falta el respeto constantemente”, finalizó.