Doris Ahumada Carrasco (62) se había desempeñado como jefa de la unidad técnica pedagógica en la Escuela Emilia Lascar, de Peñaflor, en Santiago. Un trágico accidente terminó con su vida el pasado sábado en la tarde, en medio de un paseo de curso al balneario de El Tabo, en la V Región.

La profesora, que también fue alumna del establecimiento durante su etapa como estudiante, murió tras salvar la vida de uno de sus alumnos, que se ahogaba en el mar. El accidente ocurrió mientras se desarrollaba el paseo de curso del 8ºC, cerca de las 13 horas del sábado, cuando un grupo de niños jugaba en la orilla de la playa ante la mirada de 17 apoderados y tres profesores jefes.

Pese a estar en la orilla, el mar arrastró a un niño de 14 años y la situación alertó de inmediato a la docente, quien se lanzó a ayudarlo sin pensarlo dos veces. La mujer logró tomar al estudiante y empujarlo a la playa, pero ella no logró salir del agua y quedó sumergida durante varios minutos.

Un bañista fue en su rescate, pero ya era demasiado tarde. La profesora estuvo cerca de diez minutos sin respirar y falleció al llegar al Hospital de San Antonio.

Al respecto, el teniente de la capitanía de puerto de Algarrobo, Felipe Rojas, explicó que “ella pudo haber estado a pocos metros de la orilla, pero, por las condiciones de la playa, puede ser que una ola no la haya dejado salir”.

La noticia impactó a la comunidad escolar, quienes la despidieron con cariño y gratitud: “Ella no es heroína solo por salvar a un niño, es una heroína de la educación, una persona que les dio vida a muchos y que acompañó a muchos profesores. Es maestra de maestros”, señaló la directora del colegio, María Fernández.

Doris pensaba acompañar en dicho paseo de curso a la generación que ahora egresa y comenzar los trámites de su jubilación. En tanto, los 27 niños y niñas que participaron del viaje se encuentran muy afectados y recibirán apoyo psicológico de parte de la escuela.

Mientras su comuna, en Peñaflor, anuncia duelo comunal y la instauración de una medalla en su nombre, que destacará cada año al profesor más destacado, sus amigas y colegas recuerdan su pasión por la enseñanza: “Era muy trabajadora. Decía que aunque nacieran pobres y tuvieran carencias, se podía salir de la pobreza con educación”, recordó su amiga y compañera Marisol Sandoval.

Pese a que la playa La Castilla de El Tabo permite la práctica de deportes como el surf, no es una playa apta para el baño en ninguna fecha, ya que no cumple con las condiciones necesarias.