A solo 6 días de de una nuevas elecciones presidenciales y parlamentarias, la preocupación de muchos vuelve a repetirse que en ocasiones anteriores: la alta abstención. En 1988, para el plebiscito, votó el 90% del padrón acreditado. En los últimos comicios populares, en las municipales de octubre de 2016, votó apenas un 34%.

Para entender esta situación es que la Escuela de Ciencia Política de la UDP, junto al Núcleo Milenio Desafíos a la Representación y la Consultora Subjetiva realizaron un estudio para ahondar en las razones de la baja participación electoral.

El informe se basó en entrevistas. “De repente vemos que la alegría no llegó”, dice uno de los testimonios, publicados hoy en La Tercera. La promesa del retorno a la democracia sería un factor clave para entender la abstención, por la promoción de que las cosas la logran las personas solas, no en comunidad. “Es una sensación del individualismo al máximo, y dicen que ‘si nadie me ha ayudado, para qué ir a votar’”, afirmó Claudio Fuentes académico de la UDP.

Sergio España, de Consultora Subjetiva, agrega que muchos de los que no votan sienten que no les llegan los beneficios. “Es ahí donde nacen frases como ‘para qué ir a votar si no me involucran’, para ellos todo lo que se ha hecho es fruto del esfuerzo”, dijo.

“Desde la discusión de dónde se quiere poner el paradero, se puede considerar la participación de las personas, porque mientras no se vean involucradas no van a participar”, agregó el académico, que también consideró fundamental la frustración con un sistema que reconocen lejano a la ciudadanía.

Otro de los testimonios aseguró que los políticos “deben saber escuchar, como Eli de Caso y Eva Gómez, ellos sabrían escuchar. ‘La Jueza’ de Chilevisión es directa, las paradas de carro que hace”. Esto, según los autores del estudio, apunta a que las figuras de televisión tienen mucho mejor llegada que los gobernantes. “Es tal el nivel de rabia y frustración, que nadie encuentra atributos en los políticos”, dijo Fuentes.

Los votos, entonces,  se vuelven “en un mercado, más que un interés cívico republicano”, agregó Octavio Avendaño, académico de la Universidad Alberto Hurtado.

“Se trata de un votante consumidor que quiere todo rápido y ya”, agrega España.