Un nuevo femicidio sacude a la sociedad argentina. Ailín Torres, de 26 años, fue asesinada por su ex pareja en la localidad bonaerense de Tandil (unos 350 kilómetros al sur de Buenos Aires). El homicidio tuvo lugar tras la ruptura de su relación con Damián Alejandro Gómez, con quien estuvo durante 10 años.

Según la versión de la Fiscalía, el joven habría entrado en la casa que habían compartido y se habría escondido en el baño armado con un cuchillo. Cuando Ailín volvió a casa, el pasado sábado a la madrugada, su ex pololo la sorprendió y la habría apuñalado hasta matarla.

De acuerdo al fiscal de instrucción, Gustavo Morey, Ailín llegó a su apartamento cerca de las 3 de la madrugada, acompañada de su nueva pareja. “Volvían de una fiesta familiar. La pareja de la joven se recostó en la cama y la víctima se fue al baño. El hombre la escuchó gritar, abrió la puerta del baño y se encontró con Gómez. Tenía un cuchillo y a la mujer agarrada. Le apuntaba al cuello”, dijo Morey al diario Clarín.

El novio de Ailín explicó que intentó frenar a Gómez, pero no lo consiguió y vio cómo le clavaba el cuchillo. Salió para pedir auxilio, llamar a las autoridades y volver a su casa a por el arma reglamentaria. Cuando regresó, ya había policías en la puerta y Ailín estaba muerta. Tenía varias puñaladas en el pecho y el tórax. El feminicida se había intentado suicidar.

Pese a las amenazas y hostigamientos de Gómez, quien no aceptó nunca la ruptura, Ailín no lo había denunciado. Gómez fue atendido en un hospital por las heridas autoinflingidas en las muñecas y en el cuello y ahora se encuentra detenido en una comisaría de Tandil. Está imputado por homicidio doblemente agravado por haber tenido una relación de pareja con la víctima y por haber dado muerte a una mujer en contexto de violencia de género.

Uno de sus hermanos, Tomás, publicó en Facebook una nota manuscrita por Ailín que encontraron detrás del espejo del baño.”Te mereces que te quieran con ganas, que te llenen la cara de sonrisas, que te abrazen todas las mañanas, te mereces que aparezcan cuando lo necesitas, que te levanten cuando tropezás, que esten en las malas prestándote las alas, te mereces un poco más, que te devuelvan todo lo que das, que te ayuden a vivir en paz”, decía el mensaje. “No te conformes, si no volás no te quedes”, terminaba el texto.

Ailín Torres era dueña de la peluquería canina De Pelos, una profesión vocacional que compartía con su faceta de activista a favor de los derechos de los animales. La joven atendía a los perros de la zona y pedía ayuda para mascotas lastimadas, perdidas o abandonadas.

En Argentina cada 30 horas, en promedio, una mujer es asesinada por violencia machista.