Un informe realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reveló una estrepitosa caída en la participación electoral de los chilenos desde fines de la década de los ’90 hasta alcanzar su mínimo histórico de 36% en las pasadas elecciones municipales.

Estas cifras dejan a Chile como el país con menor participación electoral de América Latina. En el texto se explica si bien la tendencia mundial ha sido a la baja en los últimos 25 años, desde un 65% en 1990 al 61%, en la región se ha dado la excepción y se ha visto un crecimiento de un 8% en promedio.

De este modo, a diferencia de países como Bolivia, Perú, Ecuador, Panamá y México, que han experimentado importantes crecimientos, o Uruguay y Argentina que se mantienen estables, Chile y Costa Rica son la excepción y muestran disminuciones significativas.

Sin embargo, en medio del debate sobre si volver o no al voto obligatorio, el estudio no establece una relación directa y señala que este “tiene efectos menos claros sobre la tendencia en la participación electoral“.

Finalmente, uno de los datos más llamativos que presenta el trabajo es el contraste que se presentó en las pasadas elecciones municipales al segmentar la participación por comunas del Gran Santiago y en el grupo de jóvenes de entre 18 y 24 años. Así, se evidenció una importante brecha socioeconómica donde los porcentajes de voto más alto se registraron en comunas con mayores ingresos económicos como Lo Barnechea, Vitacura, Las Condes, Providencia y La Reina, y los más bajos en La Pintana y La Granja.

De este modo, si en Vitacura votó el 37% de la población entre 18 y 24 años, en La Granja y La Pintana lo hizo el 8%, es decir, la proporción es casi cinco veces menor.

Fuente: Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD)