Durante este miércoles, el Tribunal Oral en lo Penal de Valparaíso declaró culpable a Giuseppe Briganti del homicidio de los jóvenes Ezequiel Borvarán (18) y Diego Andrés Guzmán Farías (24), ocurrido el 24 de mayo de 2015, en el marco de una protesta estudiantil.

En fallo unánime, la justicia determinó que el hombre es el responsable de los disparos que terminaron con la vida de ambos estudiantes, quienes fallecieron en medio de la movilización.

Los magistrados establecieron que hubo dolo directo en la muerte del primero de los impactados, el joven Ezequiel Borvarán. En tanto, respecto de Guzmán, se estableció dolo eventual, debido a que fue impacto por el proyectil que salió del cuerpo del primero. Sin embargo, aseguraron que “era previsible que su comportamiento podría generar otro afectado”, por lo que se le consideró autor de ambos homicidios.

Briganti fue absuelto de los delitos de microtráfico de drogas y por porte y tenencia de armas, debido a que realizó los disparos desde el umbral de su domicilio, sin salir a la vía pública.

“Estaban empujando a mi papá, a mi hermano chico, yo subí a mi casa y me metí al dormitorio de mi papá. En un ropero había una caja, habían dos armas, una era de fogueo y una de verdad, con los nervios tomé una pistola no sabiendo cuál era, pensando que era una de fogueo“, fue uno de los relatos de Briganti durante el juicio.

Además, señaló que “bajé, le pasé el carro al arma, que lo había visto en las películas como se hacía y disparé hacia el aire. Mi intención nunca fue herir o matar a nadie“. Su versión fue desestimada por la fiscal Mónica Arancibia, quien señaló que “cada uno podrá interpretar si cree que por las películas se puede aprender a manipular un arma y pasar bala o pasar carro como él dijo”.

La audiencia de lectura del fallo, donde se conocerá la pena que deberá cumplir, se fijó para el próximo martes 28 de noviembre. El Ministerio Público solicita 31 años de presidio.