Isabel Jara, la coordinadora del Magíster en Artes, mención Teoría e Historia del Arte de la Universidad de Chile, conversó con El Desconcierto sobre el valor de esta disciplina en el devenir cultural chileno y de qué manera este programa ha contribuido en la proyección del mismo.

¿Cuál es el objetivo del programa de Magister en Artes, mención Teoría e Historia del Arte?

El objetivo de este programa es contribuir a la formación en estudios e investigación en el campo de la Teoría y la Historia del Arte, así como de la Estética y problemáticas del área y afines, también echando mano para ello a herramientas metodológicas, historiográficas, críticas y teóricas tanto de esas disciplinas como de otras que contribuyen a enriquecer el campo.

¿A quién está orientado este programa?

Está orientado a los graduados de centros universitarios que se interesen por el estudio del campo de las artes, pero que no necesariamente solo a graduados de Teoría e Historia del Arte, sino que a estudiantes que provienen de las Ciencias Sociales y las Humanidades, así como también de los Estudios del Arte. Nos llegan habitualmente personas que provienen de la Filosofía, las Artes (Teatro, Música, Danza, Artes Visuales), la Antropología, en fin, de las más diversas áreas en donde se cultiva y se problematiza el diálogo de la sociedad con el arte.

¿Cuál es la relevancia de la Teoría e Historia del Arte en el devenir cultural de una sociedad?

Pensar el Arte es situarse en una necesaria mirada crítica respecto de una dimensión fundamental del quehacer humano. Es situarse críticamente y reflexionar sobre la cultura y en definitiva sobre la sociedad, sobre las preguntas que una sociedad se plantea respecto de sus deseos, sus representaciones, los símbolos y los códigos con los que le otorga sentido a la experiencia de vivir en comunidad. De tal manera que el lugar que ocupan las artes es fundamental, a nuestro juicio, en la adquisición y en la práctica de una conciencia crítica respecto de esa misma sociedad. De hecho, lo anterior nos parece que es el sello de la Universidad de Chile. Este además es un magister de mucha trayectoria. Tiene más de 20 años de existencia. Fue de los primeros de su tipo. Sigue siendo el único dedicado específicamente a la Teoría y la Historia del Arte. Hoy comparte con otros postgrados la reflexión sobre el campo de la imagen o de la cultura visual o de las artes en general. A pesar de eso, nuestro programa sigue manteniendo un sello propio que vincula el Arte con la sociedad.

¿Cuál es el aporte que ha hecho este programa al devenir cultural chileno?

Me parece que la vinculación que tiene este programa de magister con los procesos culturales y reflexivos sobre la cultura en Chile son importantes. Mencionaba que este es probablemente el programa de magister de más larga trayectoria dedicado a la reflexión crítica del Arte. Es un programa que ha colaborado en la formación de muchos académicos que hoy en día se desempeñan en distintas universidades. Por otro lado, debemos considerar el alto número de artistas que se han formado en nuestro magister y de otro a los profesionales que desde sus disciplinas han enriquecido nuestro quehacer. Por ejemplo, hoy tenemos algunos graduados que se han abierto a vincular la Teoría del Arte con la Gestión Cultural ocupando cargos en diversas instituciones del Estado. Creo que la contribución es tremenda. Nos sentimos muy orgullosos de eso.

¿Cuáles son los desafíos de este programa de cara al 2018?

Los desafíos que enfrenta este programa y que ha acometido en un proceso interesante de reflexión liderado por su Comité Académico tiene que ver con varios aspectos. Uno de ellos es la discusión sobre la actualización necesaria de nuestra malla. El magister se ha caracterizado por tener una oferta amplia de cursos que cubren distintos ámbitos y reflexiones del campo de las Artes tanto desde una perspectiva histórica como teórica. Lo anterior se ha ido abriendo también a aportes que vienen desde otros ámbitos de reflexión de las Artes como las Artes Escénicas, la Estética de la Música, entre otras. Por tanto, un primer desafío guarda relación con la consolidación de la apertura, pero al mismo tiempo la cautela respecto de reorientar, recuperar, un sello específico del magister y que este Comité ha decidido que se lo connote en torno al ámbito de lo chileno y lo latinoamericano. Eso no significa en ningún caso que se cierre a estudiar solo objetos o prácticas artísticas de esas regiones, sino que mantener la reflexión considerando el diálogo con y desde lo latinoamericano o considerando problemas que también involucran lo local y lo regional. Otro desafío que afortunadamente ya estamos empezando a concretar es la puesta en marcha de un nuevo reglamento que nos permitirá dotar de un soporte jurídico-administrativo que atenderá a este nuevo ciclo que se inicia con el perfilamiento de la malla que mencionaba. Además, estamos trabajando por ampliar el claustro del magister sin perder nuestro foco centrado en las Artes, pero si enriqueciendo las miradas y las perspectivas de trabajo en cuanto a las herramientas críticas, estéticas y teóricas y que consolida un claustro que no solo dé cita a profesores que vienen de la Teoría y la Historia del Arte, sino que provengan de disciplinas afines que reflexionan el lugar de las Artes y su diálogo con el mundo social.

MAGISTER EN ARTES, TEORÍA E HISTORIA DEL ARTE:

Último llamado de postulación: 6 de noviembre al 15 de diciembre de 2017.

Consultas: [email protected]

Facebook: @postgradosArtesUChile

Web: www.artes.uchile.cl/postgrado