Un saludo matutino al día y una poco invasiva invitación a conversar:

—Hola. Faltan pocos días para la elección, así que te invito a que miremos otra vez cómo funciona el nuevo sistema electoral que elegirá a diputados y senadores en Chile. ¿Te animas?

Es una de las tantas formas de romper el hielo que tiene LaBot, la primera robot de noticias chilena, hija de tres destacadas periodistas: Francisca Skoknic, ex subdirectora de Ciper; Andrea Insunza, directora del Centro de Investigación y Publicaciones de la Universidad Diego Portales (UDP); y Paula Molina, conductora en la Radio Cooperativa.

LaBot está disponible para conversar tanto en Telegram como en Facebook Messenger. Agregándola a estas redes, basta con aceptar los términos de uso -que tienen que ver, más que nada, con el uso de algunos datos con fines de estudio- para que ella te envíe un gif de Jessie abrazando a Woody de Toy Story y empiece la amistad.

En el teclado aparecen botones para responderle a sus preguntas y su invitación inicial.

—Vale — se le contesta para que inmediatamente empiece una conversación donde explica, en este caso, el sistema electoral chileno.

La robot no solo entrega datos, sino también análisis. En este caso, invita a la reflexión sobre cómo con el nuevo sistema las fuerzas políticas más pequeñas tendrán más opciones de llegar al Congreso, lo que podría hacerlo más diverso. También explica, a través de una analogía, cómo se beneficia a las listas más votadas más que a los candidatos más votados: “¿Quién gana un partido de fútbol? ¿El equipo del jugador que marcó más goles o el equipo que hizo más goles?”.

“Para poder explicar los temas de manera amena hay que estar muy informada y saber las virtudes y defectos del sistema. Ahora, nosotras presentamos el análisis que hacemos, pero no entregamos la información masticada, sino que se redacta sabiendo que la audiencia es pensante y se puede formar su propia opinión al respecto”, dice Francisca Skoknic, una de las creadoras de LaBot.

La historia del sistema electoral, admite, ha sido quizás la más compleja de desarrollar hasta ahora. “Es un tema particularmente árido y complejo, entonces, discutimos si usábamos un ejemplo real o uno ficticio. Concluimos que solo uno real podría mostrar bien los escenarios de un sistema de cifra repartidora. Después de tantos años con el binominal era importante explicar cómo iba a funcionar“, asegura Skoknic.

Aquí es donde entra a picar LaBot, que empieza a hablar un poco de la historia del sistema electoral y luego analizar cuatro gráficos de elaboración propia sobre las elecciones de concejales en Santiago de 2016, que ocupaba el mismo sistema de cifra repartidora.

Las reacciones en internet no tardan en manifestarse. Gente que comparte sus interacciones con LaBot, sus gifs, sus gráficos. Le agradecen y la felicitan.

“Lo que dice la gente en Twitter es bien impresionante, porque no reaccionan a ella como a un medio de comunicación, sino como a un personaje”, dice Skoknic, y luego agrega: “Nos encanta que la gente esté compartiendo los gráficos. En su gran mayoría son construidos con información recolectada por nosotras. Es un poco periodismo de datos y, cuando adquieren vida propia y son compartidos en internet, aunque la gente no sepa de LaBot queda su sello”.

—¿Cómo se refleja la personalidad de cada una de ustedes en la personalidad de LaBot?

—Tiene harto de nosotras. Si bien tenemos personalidades bastante diferentes, somos bien rigurosas, nos encanta el periodismo y el reporteo, contar historias, y lo pasamos bien haciendo esto. Yo creo que esa forma de divertirnos se refleja en la forma en la que la robot cuenta las historias. Cuando pones un gif o tiras una talla, que busca ser divertida sin explícitamente ser una talla, la gente se ríe. Encuentran divertido lo de preguntar si Artés tenía un yate o una casa. Cuando construimos las historias también nos reímos y eso se refleja en la personalidad del robot. Buscábamos un personaje empático.

—De las tres, ¿quién manejaba más el lenguaje de chat?

—Ninguna de las tres es muy millennial jajaja, pero hemos sacado un PhD esta semana trabajando con LaBot. Al final, es la robot la fanática de los gif y los emojis.

—¿Cuáles son las proyecciones a futuro de LaBot? Tomando en cuenta de que su referente español, Politibot, ya está consolidado con una página con contenidos, podcast y una campaña de recaudacion de fondos, entre otras cosas.

—Esta semana estábamos conversando sobre eso. La verdad es que nos han quitado tanto tiempo y energía estas semanas que no habíamos podido conversarlo. El proyecto estaría en la primera vuelta, la segunda y seguiría con el vuelito de las post elecciones. LaBot se toma vacaciones en febrero y probablemente durante el verano vamos a hablar qué será a partir de marzo, distinta. Sí nos hemos dado cuenta de que tenemos un público muy interesado en que la robot siga. La gente se ha encariñado con ella.