El desaforado senador Fulvio Rossi fue dado de alta, tras el episodio vivido ayer durante una actividad de campaña en Cavancha, donde recibió una puñalada en el abdomen y un golpe en la cabeza que lo terminó derivado al Hospital Regional de Iquique.

El parlamentario sentenció que, sin importar la razón del supuesto ataque en su contra, seguirá adelante con sus posturas para combatir la delincuencia vinculada a migrantes.

Si esto es una amenaza del crimen organizado que se está instalando en Tarapacá, yo les diría que a mí no me intimidan (…) No consiguieron su objetivo. Estoy tranquilo y tengo mucha fortaleza”, recalcó a la salida de la cínica privada donde fue derivado.

Rossi agregó que “TVN, el otro día, mostró un reportaje sobre el sicariato, sobre el crimen organizado, que se está instalando en Tarapacá. Es una realidad. Cuando uno plantea propuestas para regular el tema migratorio es tildado de xenófobo. Toda la gente de Tarapacá sabe que es un descontrol absoluto el tema migratorio y que están ingresando al país personas de Colombia que tienen prontuario policial, que son parte del crimen organizado, que organizan redes que tiene atemorizada a la población”.

Además, el senador recalcó que “no quiero generar ningún tipo de estigma, pero efectivamente era una persona de raza negra y tenía acento extranjero (…) los antecedentes que le di a la fiscalía es que era una persona colombiana”.

El legislador aclaró que, tras el ataque, terminó con un “par de heridas cortopunzantes de 7 milímetros que no fueron penetrantes, y un tec cerrado que requiere evaluación”.

“La reflexión que hago es que si hay personas que se atreven a atacar a plena luz del día en cavancha a un Senador, imagínense en lo que pasa en las poblaciones. Realmente no se entiende la realidad delincuencial en Tarapacá si uno no la vive. El 100% de las armas ilegales que hay en Tarapacá, el 50% esta en manos chilenas y el 50% en manos de colombianos”, insistió.

Por último, recalco que quienes lo atacaron “no consiguieron su objetivo, estoy tranquilo, tengo mucha fortaleza, voy a ganar este domingo las elecciones le guste a quien le guste”.

Rossi fue atacado el día de ayer al mediodía en su local de campaña en Cavancha. El parte médico dio cuenta de que recibió un golpe en la cabeza y dos cortes menores, de 3 y 7 milímetros respectivamente, en su abdomen. Por eso, fue dado de alta del Hospital Regional de Iquique por la tarde, pero el propio el senador se auto internó en la Clínica Iquique.