Piñeristas de las comunas de Lampa o Padre Hurtado llegaron temprano en buses de acercamiento para formar parte de las entre 2.500 y 3.000 personas que se inscribieron en el acto y repletaron el cierre de campaña del candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera Echenique, en el Parque Fluvial Renato Poblete.

Algunas chupayas, coreografías de los corpóreos piñerines, cantos de Miguel “Negro” Piñera del jingle “Agárrense de las manos” y un streaming de la ex vocera de gobierno Cecilia Pérez son algunos de los elementos que daban el clima a la jornada.

En lo discursivo, no se habló en profundidad del programa o de las propuestas. El mensaje durante todo el día fue el mismo: mostrar unidad.

Lo que más necesitamos en este momento es la unidad del sector. Hay mucho entusiasmo, mística y esperanza — dijo la ex primera dama, Cecilia Morel.

—Nuestra coalición y nuestra gente está muy unida detrás del presidente Piñera. Hoy hay muchísima más unión que en 2013. Uno ve que los partidos aprendieron de lo que pasó años atrás donde había más conflictos — fue el mensaje de la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei.

—Estamos proponiendo hacer una segunda transición, queremos que el país se una. Sebastian Piñera no va a gobernar solo para Chile Vamos y la gente que vote por él — agregó el presidente de Evópoli y candidato a diputado por el distrito 11, Francisco Undurraga.

Los votos tanto de José Antonio Kast como de Carolina Goic mostraron ser una preocupación para los dirigentes de Chile Vamos. Sobre todo tomando en cuenta que la candidata de la Democracia Cristiana señaló durante su cierre de campaña que ninguna persona de la DC votaría por Piñera.

—No le creo nada. Yo conozco militantes DC que sí votarán por Piñera,  y creo que es poco sensato porque no eres dueño de los votos — respondió Matthei.

Poco a poco los parlamentarios de Chile Vamos se fueron aglomerando en las sillas del acto principal, un espacio que también ocuparon otras personas como el minero Mario Sepúlveda, el futbolista José “Pepe” Rojas y el ex técnico de la selección Juvenal Olmos.

Agencia UNO

El encargado de dar el primer discurso fue el ex ministro del Interior y jefe de campaña de Sebastián Piñera, Andrés Chadwick.

—Los tiempos mejores significan una cosa: que nuestras manos estén unidas y no que nuestros puños estén levantados. Eso es lo que queremos para el Chile del futuro y eso es lo que el Presidente Piñera quiere representar.

Chadwick se encargó de invitar uno a uno a los miembros del equipo de campaña. Sin embargo, el momento en que fue más aplaudido fue cuando habló de los dirigentes sociales que han apoyado la candidatura, que empezaron a gritar sus comunas esperando una mención.

Después de mostrar algunos videos de campaña y de que algunos petardos se lanzaran desde la barra brava de Piñera, apareció Cecilia Morel en el escenario, hablando de que por primera vez en varios años se estaba frente a dos posturas radicalmente distintas.

Agencia UNO

Morel también hizo más que un guiño a los votantes de José Antonio Kast:

—Sé que hay personas que apoyan muy legítimamente al otro candidato de nuestro sector, una persona muy respetable y querida. Les quiero decir que compartimos principios y sobre todo la misma visión de futuro y el mismo temor de lo que puede pasar con el avance de estas nuevas mayorías y fuerzas que pretenden todo destruir. Por eso les pido, no es el tiempo para divisiones, hoy es el tiempo de la unidad.

Sin embargo, hacia el final de su discurso la atención se fue dividiendo ya que, desde el otro extremo al frente del escenario, Sebastián Piñera empezaba a entrar al acto en medio de dos filas de chaquetas rojas. Cuando finalizó Morel, empezó una vez más el jingle de “Agárrense de las manos” y el candidato hizo su entrada.

Algunas señoras más entusiastas tomaron lugar en puestos más centrales para apreciar de mejor forma el discurso de su candidato, que partió agradeciendo a los asistentes y destacando la figura del sacerdote que dio nombre al parque en el que celebraban, Renato Poblete.

Fueron al menos 11 las veces que el ex presidente habló de unidad, exactamente las mismas en que habló “tiempos mejores”.

—Unidos recuperamos la democracia. Unidos reconstruimos nuestro país después del desolador terremoto del 27/F. Unidos rescatamos sanos y salvos a nuestros 33 mineros. Y unidos vamos a transitar los caminos del progreso y el desarrollo para que el país que fue la colonia más pobre en los tiempos de España, sea el primer país de América del Sur que pueda decir “hemos superado la pobreza” — dijo.

El momento en que más alzó la voz fue para hablar de delincuencia:

—Un país que combate la delincuencia, el narcotráfico y el terrorismo con fuerza, con voluntad. ¡Sin ambigüedades, sin debilidades! Y que no les da cuartel, porque ellos tampoco le han dado cuartel a los ciudadanos de nuestro país y eficacia.

Cada vez que Piñera mencionó al gobierno actual, despertó las pifias de los asistentes. De hecho, inició una seguidilla de “¿Cómo va a ser bueno un gobierno que…?”, donde hizo referencia al caso Luchsinger Mackay.

—¿Cómo va a ser bueno un gobierno que no es capaz de combatir con la fortaleza y la decisión, la fuerza, la consistencia que se requiere a enemigos implacables que no respetan nada ni a nadie, que son capaces de quemar vivos a un matrimonio de ancianos, que son capaces de quemar las iglesias y los templos con mujeres y niños adentro. Ese no es un buen gobierno, no es el gobierno que nosotros queremos.

—¡Noooo! — fue la respuesta de la barra del candidato.

Agencia UNO

El ex mandatario también lanzó un mensaje que se interpretó como una indirecta hacia el candidato Alejandro Guillier, al hablar de que una presidencia se plantea “con un buen programa de Gobierno y no con compendios improvisados”. También se refirió a la coalición opositora para reforzar la idea de la unidad:

—Qué triste que los único que los una sea estar en contra. Saben lo que no quieren, pero no saben lo que sí quieren. Nosotros estamos unidos.

Como el “Presidente de la Unidad” se presentó a sí mismo Piñera, quien finalizó su discurso con una frase que ya ha ocupado en muchos de sus discursos -y que en redes sociales han dicho que la sacó de un discurso de Harvey Dent de Batman-: “Nunca la noche está más oscura que justo antes de amanecer”.

La ceremonia terminó con abrazos, selfies y gente que se fue tomando el escenario mientras poco a poco iban desapareciendo los parlamentarios e integrantes del equipo de Piñera. De fondo, un loop interminable del jingle “Agárrense de las manos”.