Fue un cierre marcado por los simbolismos. El senador Alejandro Guillier dio el punto final a su campaña con un masivo acto en pleno paseo Bulnes, justo donde se ubica la estatua de Pedro Aguirre Cerda, el último presidente radical que tuvo el país. Desde el escenario, quedaba de frente al palacio de La Moneda.

Acompañado de nada menos que 10 ministros de Estado, alcaldes, y parlamentarios del oficialismo, y ante miles de personas que se agruparon en el Parque Almagro, Guillier dio un discurso apelando a la unidad de la centro izquierda.

“Aquí está el pueblo de Chile, aquí está diciendo que quiere seguir avanzando por el camino de los cambios y de las reformas”, dijo el candidato.

En su discurso, hizo claras señales a los presidentes de la Concertación, Patricio Aylwin, Eduardo Frei, Ricardo Lagos y, sobre todo, a la actual mandataria, Michelle Bachelet. “Estoy consciente de mi misión histórica, que es tomar el relevo del gobierno de nuestra Presidenta y seguir avanzando en derechos sociales, en derechos laborales, en igualdad de género, en el acceso a la educación gratuita, en el derecho a la salud, a pensiones dignas y, sobre todo, en un país que es capaz de resolver sus problemas en democracia, sin represión y acogiendo a todas y todos como un país diverso a lo largo de nuestro extenso territorio”, afirmó.