Visiblemente emocionada, pero también enérgica se mostró la abanderada del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, en el discurso que dio en su comando de campaña donde asumió su tercer lugar en los comicios y agradeció el sorpresivo apoyo que recibió su candidatura, que alcanzó el 20,3% de las preferencias.

“Estoy tan feliz, estamos tan felices. Chile quiere cambios y lo dijo hoy día votando. Casi un millón 200 personas votaron por el cambio”, dijo al comienzo de su alocución, donde anunció que “vamos a seguir trabajando para ustedes que confiaron con nosotros” y que “el Frente Amplio llegó y para quedarse“.

En la ocasión, Sánchez recalcó que la campaña “fue sumamente desigual en plata” porque “había un candidato que gastó 10 veces más que nosotros”, y “nosotros tenemos dos alcaldes, poquitos concejales y tres parlamentarios, y así la hicimos”. “Sí se puede, estamos cambiando el mapa político de Chile. El cambio viene para quedarse“, agregó en el discurso marcado por un ánimo victorioso.

La periodista no dejó pasar la oportunidad para referirse a las distintas mediciones que, sobre todo durante el último mes, la situaron en un tercer lugar con un apoyo que no superaba las dos cifras y con una distancia irremontable con respecto a Alejandro Guillier, como por ejemplo la encuesta CEP (Centro de Estudios Públicos), que le atribuyó un 8,5% de votación.

“Quiero mandar un mensaje bien clarito a todas las encuestas que dijeron que nosotros no existíamos. Todo ese oráculo que es la CEP, borrándonos del mapa. Si esas encuestas hubieran dicho la verdad, quizás estaríamos en segunda vuelta. Entonces yo mañana quiero una explicación de esos que se sintieron los dueños de Chile, diciendo que nosotros estábamos fuera (…) Mañana quiero una explicación en todos los diarios”, los interpeló.

Finalmente, agregó que “espero que aprendan, porque nosotros aprendimos rápido y mejor” y recalcó nuevamente que “Chile está cambiando, Chile quiere un cambio, y nosotros en el Frente Amplio ya lo leímos”.