El reloj marcaba las 9:15 horas de la mañana cuando apareció en los pasillos del Colegio Reina de Suecia. Con una chaqueta café y una camisa celeste caminó y se dirigió rumbo a las urnas mientras la prensa -particularmente un notero de CQC- lo comenzó a acechar para sacarle una cuña.

Ahí estaba él, Eduardo Artés, el abandero de Unión Patriótica (UPA) camino a emitir su voto. Y justo cuando se topa con el notero de CQC, este le pasó una bandera de Corea del Norte, la que el candidato recibió.

Tras participar en esta fiesta de la democracia, el llamado “líder supremo” conversó con la prensa mostrando el símbolo norcoreano, señalando que hay que usar “todos los espacios” para “la refundación de Chile”.

“Chile nunca más debe estar en manos de minoría de oligarcas. Todas las formas de lucha hay que usarlas y esta es una de ellas. Ahora a fortalecer los movimientos sociales”, apuntó tras dejar el recinto.