La reciente muerte de Charles Manson, a los 83 años, ha despertado una serie de recuerdos asociados a su más brutales episodios. El líder de la autodenominada secta satánica había sido internado en el hospital Bakersfield de California debido a un deterioro progresivo de salud y falleció durante la noche del domingo por causas naturales.

Un 9 de agosto de 1969, el famoso músico y criminal estadounidense escribió su peor historia. Manson estaba enojado porque Terry Melcher, un productor de música dueño de la casa en 10050 Cielo Drive, en Beverly Hills, no le había conseguido un contrato musical para iniciar su carrera. Por eso, ordenó a sus seguidores que fueran a la casa de Melcher y asesinaran a todos sus ocupantes.

Los miembros de La Familia Manson acudieron al lugar, que era rentado por Sharon Tate y el director Roman Polanski- y la asesinaron a ella y sus amigos sin piedad. Melcher no se encontraba en la casa y tampoco Polanski, quien se encontraba en Europa distanciado de la actriz por su decisión de continuar con su embarazo. 

Esa noche de violencia no fue la única que tuvo que experimentar la joven actriz y modelo. A los 17 años, fue violada por un soldado con el que había tenido una cita y su vida no mejoró cuando conoció al famoso director de cine.

Alguno de los datos revelados por Ed Sanders, autor del libro Sharon Tate: A Life vienen a entregar más detalles sobre el calvario que Sharon debió soportar mientras estuvo con Polanski, según consigna Infobae.

Luego de que ambos se conocieran en medio del abuso de drogas como el LSD, el autor aseguró que Polanski comenzó a evidenciar un desprecio creciente por la actriz, obligándola a participar de orgías con Tate y desconocidas que conocía en clubs nocturnos de Londres, que además eran filmadas. Luego, el director proyectaba las grabaciones para sus amigos. Además, ejercía sobre ella un control absoluto, sobre sus gustos y ambiciones.

La noche en que asesinaron a Sharon y sus amigos

Luego de que ambos se casaran en enero de 1968, Tate decidió mudarse a Los ángeles y buscar nuevas oportunidades para su carrera. Sin embargo, al notar que se encontraba embarazada, todos sus planes cambiaron. Polanski le exigió que interrumpiera su embarazo, pero ella se negó. Estaba decidida a tenerlo, algo que molestó tanto al director de cine que decidió irse a Londres y abandonarla durante el proceso de gestación.

Por eso Tate estaba solo con sus amigos cuando irrumpieron en la casa los integrantes de La Familia, embarazada de 8 meses y a dos semanas de parir. Recibió 16 puñaladas y su cuerpo fue encontrado en el living de la mansión, unido con una cuerda a Jay Sebring. Ella y su hijo fueron enterrados juntos. También asesinaron a Abigail Folger, Steven Parent y Voyteck Frytowski.

Polanski, en tanto, ha sido denunciado por cuatro mujeres de abuso sexual cuando eran niñas o adolescentes. Renate Langer aseguró que el director abusó de ella cuando tenía 15 años, en la localidad suiza de Gstaad, tras ser invitada a un casting. Además, en 1977, el propio realizador admitió haber abusado sexualmente a Samantha Geimer, de 13 años, en la casa de su amigo Jack Nicholson mientras este se encontraba de viaje.

El director fue juzgado en Estados Unidos y pasó 42 días en prisión. Luego huyó a refugiarse en Europa y desde entonces no ha vuelto a su país. No puede regresar sin ser detenido.