Ya lo había dicho Beatriz Sánchez el día de ayer: “Quiero mandar un mensaje bien clarito a todas las encuestas que dijeron que nosotros no existíamos. Todo ese oráculo que es la CEP, borrándonos del mapa. Si esas encuestas hubieran dicho la verdad, quizás estaríamos en segunda vuelta. Entonces yo mañana quiero una explicación de esos que se sintieron los dueños de Chile, diciendo que nosotros estábamos fuera (…) Mañana quiero una explicación en todos los diarios”.

Con ella, los errores de las predicciones de las encuestas superaron el 10%. Pero en el caso de Kast también se equivocaron.

Al candidato de la extrema derecha, las encuestas nunca le dieron el cuarto lugar que finalmente obtuvo en las elecciones. Las proyecciones de la CEP lo situaban alrededor del 3%, muy lejos del 7,93% que obtuvo finalmente. Adimark, por su parte, no le daba más del 2%. La semanal Cadem, le otorgaba entre un 5% y un 6%.

El ahora ex candidato, que ya entregó su apoyo a Sebastián Piñera para la segunda vuelta, había dicho en octubre que la encuesta Cadem del 3 de noviembre sería la última, en vista de los errores que tendría respecto a los resultados. Hoy, teniendo los resultados y las diferencias a mano, reclamó a través de sus redes sociales: