Boris Chamorro, alcalde de Coronel, presentó una querella contra todos los que resulten responsables de la presencia de metales pesados en niños de la comuna, de la escuela Rosa Medel.

El establecimiento educativo se ubica cerca de la central termoeléctrica Bocamina -aproximadamente a 200 metros- y no había sido considerado en un estudio realizado por la Seremi de Salud a las y los niños de la ciudad y que ya mostraba índices por sobre la norma.

Nueve estudiantes de entre 4 y 14 años habrían arrojado altos niveles de arsénico, de un total de 71 niños que participaron de los exámenes de sangre. Otro mostró exceso de níquel.

Al respecto, el alcalde de Coronel señaló a BioBioChile que “la diligencia específica se la pedimos a la Superintendencia, que está orientado a buscar la fuente contaminante que hoy está intoxicando a los niños”.

Por su parte, desde el Ministerio de Medio Ambiente realizaron un estudio de la caracterización de suelos en la comuna, cuyos resultados, conocidos en marzo de este año, arrojó que ninguno de los elementos identificados excedía la norma.

“Es un informe superficial, faltan antecedentes que no se han considerado y se contrapone a otros informes que hemos hecho, como el desarrollado por el doctor Tchernitchin que también tomó muestras del suelo de la comuna y lógicamente tenemos una mirada muy distinta”, añadió Chamorro.

Existen algunos antecedentes previos que avalan la desconfianza de los habitantes de Coronel: hace tres años, un documento de la Bidema de la PDI advirtió sobre la presencia de varios metales pesados en el suelo, subsuelo, aire y bahía de Coronel, cuyas concentraciones afectarían la salud de las personas y el medio ambiente.

Lo mismo evidenció un estudio del Servicio de Salud de Concepción junto al Instituto de Salud Pública, que confirmó la presencia de cadmio, níquel, mercurio y arsénico en 18 de los 285 niños y niñas que participaron de la muestra.

El último informe realizado en octubre, a los niños de la Escuela Rosa Medel, sentenció que el 15% de los menores mostraban la presencia de elementos contaminantes en sus cuerpos.