La Justicia de Milán condenó al astro brasileño Robson de Souza -más conocido como Robinho- a nueve años de cárcel por una violación en grupo a una joven albanesa, acto cometido el 22 de enero de 2013 en una discoteca de la ciudad.

El diario italiano La Stampa informó la noticia, afirmando que en la sentencia judicial se especifíca la magnitud de la agresión del grupo de cinco personas a la mujer, manifestando que fue un “abuso de condiciones de inferioridad física de la victima que ingirió alcohol, con métodos insidiosos y que consistieron en dar bebida hasta el punto de dejar inconsciente e incapaz de oponerse a la dama”.

En 2014, cuando la prensa desveló la acusación, el entonces atacante del AC Milan -quien en 2013 tenía 28 años- sacó un comunicado desmintiendo los hechos: “La información publicada hoy en Italia sobre el jugador Robson de Souza es una irresponsabilidad. Robinho afirma que no tiene nada que ver con la participación en el episodio mencionado. Todas las acciones legales están siendo estudiadas”, subrayó.

Ese mismo año, la Fiscalía italiana había pedido la detención del brasileño, pero la juez, Alessandra Simion, rechazó la petición y le permitió al jugador continuar en libertad.

El Atlético Mineiro desconoce si el jugador se referirá al hecho en el cual se ve involucrado o si enviará algún comunicado al respecto, según reporta el sitio AnsaBrasil.