Al menos 200 personas murieron hoy y otras 130 resultaron heridas, tras un ataque terrorista contra una mezquita sufí en el norte de la península del Sinaí (noreste), según informaron agencias internacionales de noticias.

Los atacantes habrían colocado artefactos explosivos de fabricación casera al interior de la mezquita Al Rauda y los hicieron detonar a la salida de los fieles del rezo tradicional de los viernes, de carácter sagrado para los musulmanes. Las pocas personas que pudieron escapar recibieron disparos de los extremistas.

Al lugar llegaron numerosas ambulancias y fuerzas de seguridad egipcias, que ya trabajan en la persecución de los atacantes. Por su parte, el Ministerio de Sanidad elevó la alerta en el servicio de ambulancias y a todos los hospitales de la provincia.

Por su parte, el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, declaró tres días de luto nacional por las víctimas del ataque, que hasta ahora no ha sido reivindicado por ningún grupo extremista. Además, el mandatario se reunió con el Consejo de Defensa Nacional a definir las medidas a tomar.

Desde que el Ejército egipcio derrotó en 2013 al presidente Mohamed Morsi, afiliado a los Hermanos Musulmanes, el Sinaí se ha convertido en el principal foco de violencia en el país. De hecho, en la frontera occidental con Libia siguen operando grupos yihadistas que mantienen lealtad hacia Al Qaeda. Además, en el Norte opera la rama egipcia del grupo del Estado Islámico, llamada Wilayat Sina, quienes se han atribuido la mayoría de los atentados recientes.