“Para mí los homeless tenían mucho estilo porque se olvidaron de lo que pensaba la gente, de lo que combinaba o no combinaba y al final eso le da un toque”.

Esas son algunas de las ideas con las que se dio vida a “Homebless”, un proyecto que nació en el 2015 en Estados Unidos de la mano de Benjamín Ceppi, un diseñador chileno que vivió como ilegal en Estados Unidos durante dos años. Allá conoció a otro diseñador quien, ante la cesantía y la falta de expectativas laborales, se les ocurrió empezar a vender chaquetas inspiradas en los “homeless” (personas en situación de calle).

Aunque el proyecto era sólo de Benjamín, conoció en el país del norte a Andrés Salum, se hicieron amigos y lo integró al proyecto. Tras ello, regresaron a Chile para armar un emprendimiento que tiene por objetivo imponer la tendencia del estilo “homeless chic” (vagabundo ondero).

“Partimos con el proyecto para disfrutar de la vida, con el disfrutar del arte. Andrés es actor yo soy músico. Contar un poco esa experiencia, es un poco la esencia de volver a lo natural, con un rock reggae, con una música escuchable, con un mensaje, con todo, esto una propuesta estética que es lo que siempre quise fusionar: la moda con la música”, dice Ceppi en conversación con el periodista Marcial Parraguez para Pousta.

Tras lanzar su línea de ropa, los jóvenes de buena situación económica recibieron duras críticas en redes sociales por caricaturizar a las personas sin hogar, pero ellos afirman que todo se ha malinterpretado. “No es que nosotros nos creamos los chicos vagabundos ni menos nos queramos reír de la gente ni nada”, aseguran.

“No le puse Homeless porque nosotros no somos vagabundos, sino que le pongo Homebless como ‘casa de bendiciones’ porque en cierta forma siento que fue una bendición que me tocó vivir y quise reflejar eso en el nombre”, agrega Andrés.

Foto: Valentina Piriz (original en Pousta)

Además de una línea de vestuario, “Homebless” es también un proyecto musical, el cual estrenará su primer EP de cuatro canciones en diciembre de este año. A eso agregan que se sienten extrañados de tanto rechazo a una idea original y libre. “La gente acá se sintió súper ofendida porque obviamente dicen ‘estos cuicos que se creen vagabundos’, pero va mucho más allá de eso, va más allá de vestirse como vagabundos o no. Es atreverse a ser lo que uno quiere ser no más. Por eso sacamos un poco la referencia de los homeless de Estados Unidos, porque ellos son lo que quieren ser no más y sin miedo”, dicen, sin considerar que la gente sin hogar no se viste así porque quiere ser libre, sino que porque no le queda otra opción.

—Hace un tiempo atrás en Chile llegó una campaña de ropa que se llamaba Homeless Chic. La campaña fue criticada por caricaturizar, mientras glamorizaban, esta configuración social. ¿Tú crees que los homeless de Estados Unidos son lo que quieren ser? ¿En qué sentido refieres eso?
—Yo no me visto como vagabundo para hacer una carrera musical, solamente le pongo un poco de moda a mi música y eso tiene un poquito de la influencia de los homeless, pero como te decía antes, después en otra canción puede que nos vistamos de otra manera. Para mí no es el tema de los vagabundos, todo el mundo le está dando con el tema de los vagabundos. Nosotros somos Homebless: música & diseño. ¿Será que la gente no sabe hablar inglés? Porque puede ser que nuestras chaquetas estén rotas, pero solamente es porque le queremos dar un poco de diseño a nuestra música que es la idea. Después tal vez nos vistamos de otras cosas, tal vez hagamos otra música, nosotros jugamos con la vida, con el arte, amamos lo que hacemos no más.

—Bueno, pero tienes que entender que también es un poco contradictorio. Porque al principio me dices que se inspiraron en los homeless de Estados Unidos para la ropa y la estética, que allá a los homeless les puede ir bien. ¿Pero eso no es de alguna manera apropiación cultural?
—Eso se llama viajar, conocer, inspirarse, como que vaya a China y me inspire en túnicas. ¿Quién puede apropiarse de algo? Es solamente inspiración. Se llama inspiración la palabra. Somos dos jóvenes que se la juegan por hacer lo que les gusta. Nosotros vivimos como nos gusta, no estamos trabajando en cosas que no nos gusta hacer, de repente eso acá en Chile es un tema, y yo prefiero vivirlo como me gusta a mí no más. Inspiración.