Durante este viernes y sábado, se realizarán a lo largo de Chile y el mundo una serie de actividades y manifestaciones en conmemoración del Día internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

En este contexto, desde 1999, la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres ha asumido las luchas generales “contra las desigualdades, la explotación, la depredación de la naturaleza, y en específico contra la violencia hacia las mujeres y niñas”. Por ello, durante esta jornada recuerdan que es indispensable continuar promoviendo cambios culturales que rompan con la dicotomía entre lo público y privado, reconociendo la diversidad y fomentando una vida sin violencia.

“Llamamos a la sociedad a romper la indiferencia y el individualismo, a desnaturalizar la violencia, fomentando relaciones de respeto, colaboración, reciprocidad y confianza”, enfatizaron en una declaración pública.

Desde la Red rechazaron la violencia institucional que ejercen entidades estatales y privadas, expresándose contra mujeres, niñas, pueblos originarios y migrantes, entre otras.

Además, exigieron esclarecer “el asesinato de la activista mapuche anti-extractivista Macarena Valdés, el crimen de odio anti-lésbico cometido contra Nicole Saavedra Bahamondes, la detención y atención de salud discriminatorias que culminaron con la muerte de la haitiana Joane Florvil”.

La organización repudió la violencia y tortura vivida por la comunera Lorenza Cayuhan, quien fue obligada a parir engrillada y hoy se mantiene en la cárcel junto a su hija Sayen, además de cuestionar la desatada crisis del Sename “que ha revelado la muerte y abuso sexual de cientos de niñas y niños; la muerte de la niña Daniela Vargas, a quien le fue negado, por ser pobre, un trasplante de corazón en el Hospital de la Universidad Católica”.

“Exigimos la inhabilidad de agresores de mujeres en cargos públicos; rechazamos los tecnicismos jurídicos, las mentiras y descalificaciones a las mujeres denunciantes, con el propósito de bajar el perfil a los hechos de violencia, como ha ocurrido en los casos de Mario Gierke, Alcalde de Cabrero y Martín Chuaqui, ex decano y académico de la Universidad Católica”, recalcaron.

Por último, desde la Red destacaron los avances del feminismo como “expresión política que ha logrado influir y poner en cuestión las estructuras de dominación patriarcal”. No obstante, manifestaron que la erradicación de la violencia hacia las mujeres requiere de mayores compromisos sociales e institucionales, individuales y colectivos, “que impliquen no tolerar ni ejercer violencia en ninguna de sus manifestaciones; respetar la diversidad, propiciar la solidaridad en vez de la competencia, fomentar la cooperación en vez del mercantilismo”.

“Todas, todos y todes somos responsables de construir una sociedad más humana”, cerraron.