“Cadem aplicó para la primera vuelta un modelo de votante probable que (…) probablemente no haya logrado determinar el perfil correcto de esos potenciales votantes, subestimando por ejemplo la participación de los jóvenes y a consecuencia de ello la votación de Beatriz Sánchez”, es el mensaje con el que Cadem presentó su primera encuesta con proyecciones a la segunda vuelta.

Sus encuestas, al igual que las de Adimark y el CEP, estuvieron en el ojo del huracán luego de la primera vuelta, ya que sus proyecciones se equivocaron sobre todo con las votaciones de Beatriz Sánchez y José Antonio Kast, además de situar a Sebastián Piñera por sobre el 40%.

Cadem aseguró que, al igual que para la primera vuelta, para la segunda tampoco cuentan con los datos del perfil de los votantes del Servel.

Con una muestra de 1,442 casos, la estimación de Cadem para esta segunda vuelta dio un 39,7% para Sebastián Piñera, un 37,3% para Alejandro Guillier y un 22,9% que no sabe, no responde, no vota o no lo representa ninguno de los candidatos.

El cambio de las estimaciones de Cadem luego de la primera vuelta se notó también en la pregunta sobre la percepción de los encuestados sobre quién sería el próximo presidente de Chile. Si en la encuesta pasada la diferencia entre Piñera y Guillier era de un 66% contra un 16%, en la última encuesta fue de un 49% contra un 41%.

Entre los datos que Cadem llama a tener en cuenta para analizar los datos, está que un 70% declara haber participado en la elección presidencial del domingo pasado, siendo que sabemos que sólo un 47% lo hizo realmente; que un 67% afirma estar totalmente decidido a votar en la segunda vuelta del 19 de diciembre; y que un 62% dice tener mucho o bastante interés en la elección.