Con el propósito de construir un nuevo referente que agrupe las distintas comunidades del país que presentan conflictos socioambientales, el pasado fin de de semana, en la sede del Sindicato de Pescadores de Horcón, se conformó la nueva agrupación ambientalista Fuerza Socioambiental por la Defensa de los Territorios, compuesta por 20 organizaciones sociales del país.

La actividad, convocada por la agrupación local Mujeres de Zonas de Sacrificio en Resistencia Quintero-Puchuncaví, contó con la participación de representantes de diversas zonas del país que llevan alrededor de 15 años en constantes luchas judiciales por defender sus territorios en materias medioambientales, entre ellos activistas de Freirina, Caimanes, Petorca, Aysén, El Cajón del Maipo, Aculeo, Penco y Puchuncaví, entre otros.

Este movimiento nace con la idea de ser una alternativa a la política partidista. Nosotros actualmente no tenemos quién nos represente y es por eso que hemos decidido representarnos a nosotros mismos en una organización nacional porque creemos que la responsabilidad es nuestra. Aquí estamos los luchadores que defienden sus territorios desde las bases, uniéndonos paso a paso”, expresó Cristian Flores, presidente del Comité de Defensa de Caimanes.

Marcela Mella, presidenta de la Coordinadora Ciudadana NO a Alto Maipo, por su parte, agregó que “la voluntad que nos asiste es precisamente convocar una nueva fuerza conformada por comunidades que están sufriendo por las decisiones que toma el Estado de Chile quien favorece a las corporaciones nacionales y transnacionales en desmedro de las comunidades y es por ello que hoy demandamos la garantía constitucional de vivir en un medio ambiente libre de contaminación”, expresó.

La problemática ambiental en Puchuncaví

Mella además manifestó sus descontento respecto de la situación particular que aqueja a la comuna de Puchuncaví, y emplazó a la clase política a “preocuparse de las personas y no de no de las cifras económicas de los dueños de las iniciativas industriales como las que existen en la zona, con la contaminación de metales pesados en suelo, mar y aire”, concluyó la dirigenta.

Debido a lo anterior, los activistas realizaron una marcha, que incluyó arrojar jaibas muertas en la playa Ventanas a modo de protesta debido a los constantes varamientos de carbón que en ella se producen, y bajo la consigna “Queremos niños sanos, aguas limpias, aire puro y tierra fértil. ¡La tierra no se vende, se defiende!”.

El año 2015 el ministerio del Medio Ambiente desarrolló un estudio de suelo realizado en las comunas de Puchuncaví y Quintero, cuyo devastador resultado arrojó altos niveles de concentración de metales pesados como cobre, arsénico, mercurio, plomo, cadmio y hierro, los que superan hasta en un 99% los  estándares permitidos por la norma canadiense, medida con la que fueron comparados los resultados ya que Chile carece de una normativa medioambiental para suelos.

Este es el panorama de Puchuncaví desde 1965, con la construcción de la refinería de la entonces Enami, hoy Codelco, y la producción de energía a partir de carbón, como lo son las cuatro termoeléctricas de la empresa de capitales estadounidenses, Aes Gener, cuando comenzó la contaminación en Puchuncaví, donde la lluvia ácida terminó con la agricultura y la ganadería en una zona que fue principalmente agrícola. Asimismo, los Residuos Industriales Líquidos y las emisiones atmosféricas han contaminado los mares y el aire perjudicando gravemente la salud de las personas.

“Este lugar era un paraíso, un lugar maravilloso, yo vivo hace mas de 60 años en esta comuna y he visto con mis propios ojos la degradación del mar, del aire y de la tierra con las llegada de las empresas contaminantes y el apoyo que éstas han tenido por parte del Estado. Hoy vemos que los más perjudicados con ésta problemática son, lamentablemente, nuestros niños”, enfatizó Carlos Vegas, pescador artesanal de Horcón.

Niños con problemas de aprendizaje

El ex encargado de la oficina de Medio Ambiente de la Municipalidad de Puchuncaví, Hernán Ramírez, manifestó su preocupación por los datos extraídos de la Cuenta Pública Municipal del Departamento de Educación del año 2015 que señalan que 1 de cada 5 niños presentan problemas de aprendizaje.

“Es preocupante, que al año 2015 un total de 422 niños de los establecimientos educacionales de la comuna fueran ingresados al Programa de Integración Escolar PIE, integrado por niños con diagnostico de trastornos o discapacidades especificas en el lenguaje, discapacidad intelectual o funcionamiento intelectual en rango limítrofe. Si sumamos a ellos los 71 alumnos de la Escuela Espacial Amanecer, se concluye que 1 de cada 5 niños de la población escolar de la comuna presentan algún nivel de dificultad de aprendizaje”, Aseguró Ramírez.

Tras ser consultado por cómo se establece la relación entre el bajo rendimiento y la contaminación, Ramírez señala que existe una “estrecha relación entre ellos. Esto, de acuerdo a un reciente estudio elaborado por la Universidad Católica de Valparaíso el cual establece que los altos niveles de contaminación influyen en tener un menor rendimiento académico”.

El próximo encuentro de la Fuerza Socioambiental por la Defensa de los Territorios se desarrollara en el mes de abril de 2018 en la localidad de Aculeo, en la comuna de Buin.