Según un estudio realizado por Clapes UC, además de aumentar su participación en la Prueba de Selección Universitaria (PSU), los extranjeros han sabido optimizar su rendimiento en el examen. Solo este año, más de cuatro mil migrantes se inscribieron para participar de la prueba.

El análisis comparó los resultados obtenidos por chilenos y extranjeros entre los años 2016 y 2012, fijando ciertos parámetros basados en los ingresos familiares, sexo y colegio de estudio. Los resultados mostraron que los estudiantes foráneos lograron mejores puntajes que los chilenos en las pruebas de Ciencias y Matemáticas.

Aunque los resultados de las pruebas de Lenguaje fueron favorables para los chilenos, es posible que los extranjeros se vean afectados por una brecha idiomática.

“Las ganas de progresar son una motivación inmensa que mueve a los hijos de los inmigrantes (…) tienen, además, el apoyo de una familia que conoce lo que es el sacrificio”, explicó a El Mercurio el coordinador de políticas sociales de Clapes UC, Sergio Urzúa.

Según el estudio, se advierten diferencias de hasta siete puntos promedio entre los migrantes y chilenos que rindieron las pruebas de Ciencias y Matemáticas.

Desde el Servicio Jesuita a Migrantes, el director Pablo Valenzuela sostiene que estos resultados podrían ser aún mejores si se incorporaran políticas de inclusión necesaria, así como la idea de agilizar el proceso de reconocimiento de estudios previos en sus países de origen, algo que también obstaculiza la inscripción de alumnos que desean rendir la prueba.