El grupo de Podemos en el Parlamento Europeo intentó que Bruselas se posicione ante la represión del gobierno argentino de Mauricio Macri contra el pueblo mapuche, a raíz de asesinato del activista mapuche Rafael Nahuel a manos de la policía el pasado domingo en la ciudad patagónica de Bariloche, en la provincia argentina de Río Negro.

El portavoz del partido en Bruselas, Miguel Urbán, preguntó a la Comisión Europea si “piensa rechazar la criminalización del pueblo mapuche y la represión de la protesta social en Argentina” y si, siendo éste “un país con el que mantiene intensas relaciones diplomáticas y comerciales”, tiene previsto Bruselas “suspender las negociaciones del acuerdo comercial con el Mercosur, y exigir compromiso con el respeto a los derechos humanos, la protesta social y los derechos de los pueblos indígenas”.

El eurodiputado hizo hincapié en que la Constitución argentina reconoce la preexistencia de los pueblos indígenas y el derecho a la propiedad de las tierras ancestrales que tradicionalmente ocupan. También insistió en que la ley 26160 “garantiza la demarcación de territorios ancestrales indígenas y la suspensión de desalojos por tres años”, una norma que fue prorrogada por el Senado argentino el pasado septiembre. Sin embargo, “cada vez hay más desalojos y represión violenta contra estos pueblos así como de las acciones de protesta social”.

El eurodiputado señaló que el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial “mostró su preocupación por estos hechos e instó a Argentina a velar porque los pueblos indígenas estén protegidos contra desalojos forzosos; garantizar su seguridad ya que sufren amenazas y otros actos violentos; y sancionar dichos actos”.