La tarde de este miércoles, el Senado finalmente despachó el proyecto de reajuste del 2,5% para los funcionarios del sector público que, por primera vez en dos años, se volverá a aplicar en la remuneración de ministros, diputados, senadores y la Presidencia.

Precisamente este último punto fue uno de los más polémicos durante la discusión, ya que el gobierno decidió congelar la medida que impedía que los sueldos de quienes cobraran sobre $4,4 millones mensuales se les aplicara el reajuste de cada año. Entre ellos se encuentran los ministros de Estado –con remuneraciones superiores a los $6 millones de pesos–, y los propios parlamentarios, así como jefes de servicios y subsecretarios.

Por eso, en medio del debate, el diputado Giorgio Jackson (Revolución Democrática) presentó una indicación firmada por otros 30 diputados que volvía ingresar la prohibición de que se aplicara a los sueldos altos del Estado. Sin embargo, a pesar de que la medida fue declarada admisible por la comisión de Hacienda y por la Sala, finalmente fue desechada por ser presentada fuera de plazo.

El ministro de Hacienda Nicolás Eyzaguirre justificó la medida señalando que la idea es “no alterar las carreras funcionarias” que se dan en servicios como el Poder Judicial.

Una vez aprobado en el Senado, el reajuste comenzará a aplicarse el 1 de diciembre, y así, el sueldo de un funcionario que gana un millón aumentará 25 mil pesos mensuales, mientras que autoridades como los propios senadores, aumentarán el sueldo de 9.121.000 pesos a 9.349.025.