Es uno de los artistas jóvenes del momento. Desde que se hizo con el premio de “Mejor Artista Revelación” en los premios Pulsar del 2015, que Benjamín Walker se hizo un nombre propio en la música chilena.

Hijo del senador Ignacio Walker y la cantante Cecilia Echeñique, Benjamín triunfa en la escena con luz propia gracias a sus discos Felicidad (2014) y el más reciente, Brotes (2017), el cual define como “más que el primero, por la forma de las letras, en cómo trato de hacer música más homogénea, es un disco bien íntimo, canciones susurradas, silenciosas”.

“Empecé a hacer canciones a los 14, jugando, para matar el rato, sin saber que iba a ser tan importante para mi. Terminé una y tuve esa satisfacción…me pegué el alcachofazo de que quería grabarlas bien, en un estudio y empezar a entrar en la dinámica de componer y publicar canciones”, cuenta el cantautor, protagonista de un nuevo episodio de las #SesionesDesconcertadas.

Benjamín Walker – Que me lleve el mar

Benjamín Walker – Duelo

Producción Ejecutiva: Macarena Herrera
Dirección, Edición y Montaje: Harold Illanes
Locación: Matucana 100

¡Únete a nuestra comunidad! Estamos convencidos de que tú nos puedes ayudar para seguir investigando, informando y debatiendo.