Impacto desde Putre a Puerto Williams causó la muerte de Guillermina, la directora del colegio en Villa Ruiseñor, durante la emisión del miércoles 29 de noviembre de “Perdona nuestros pecados”.

El inesperado deceso del personaje, a manos de Armando Quiroga (Álvaro Rudolphy), dejó a la actriz Ximena Rivas fuera de la teleserie más exitosa del momento, provocando primero sorpresa en redes sociales y luego indignación cuando se supo las razones detrás de la salida de Rivas de la teleserie.

Durante la emisión del capítulo del jueves 30 de Primer Plano en CHV, la actriz rompió el silencio y reveló las razones detrás del abrupto fin de su participación en la novela ambientada a mediados del siglo XX: no hubo acuerdo económico entre la actriz y el canal. Ella pidió un incremento de salario, la producción negó la petición.

“Me hubiera encantado que mi personaje continuara”

Rivas relató que a principios de agosto juntaron al elenco de la teleserie y les informaron que la teleserie se extendería por cuatro meses más a causa del éxito en rating.

“Inmediatamente esperé, como había visto en otras producciones que han tenido alargue, como en la época de (Vicente) Sabatini, y uno dice bueno, en qué situación estamos”, explicó. “Si hubo éxito, en mi opinión, también hubo un éxito económico”, que debía extenderse a quienes trabajaban en la teleserie.

No obstante, no hubo señales de mejoramiento económico para los actores y miembros del equipo que labora en la producción dramática.

Rivas explicó que al incorporarse a “Perdona nuestros pecados”, y por circunstancias personales y familiares, tuvo que bajar sus expectativas económicas “40% por debajo de la tarifa” que ella se fija a partir de su experiencia y su carrera.

“Se me dijo, cuando empecé, que (la remuneración) era la que había para el personaje, pero en un momento me iban a reajustar, porque entendían que mi trabajo era un gran aporte”, contó.

Por ello, cuando la producción comunicó que se extenderían las grabaciones, vio la posibilidad de mejorar sus condiciones. “Simplemente dije que quería un reconocimiento por toda la pega que he hecho, que para mí ha sido muy dura”, relató. “Además, yo tenía que firmar otro contrato”, añadió.

“Lo consulté, y me respondieron que no era posible hacerlo”, añadió. “Me dijeron ‘si te subimos el sueldo a ti, voy a tener una cola de actores pidiendo lo mismo. Y yo respondí que eso era precisamente lo que tenía que pasar. Tiene que haber un reconocimiento, no sólo a los actores. También debe alcanzar al equipo técnico y todos quienes colaboran” en la producción”, recalcó.

“Me sentí poco querida y reconocida”, admitió.

“Guillermina tenía un futuro alucinante”

Una de las cosas que le dolió a Rivas fue que “Guillermina” iba a tener, según la trama, “un futuro alucinante” si no se hubiera producido el desacuerdo económico. “Tenemos que replantear y repensar qué tipo de industria estamos generando”, recalcó. “La brecha que hay es muy nociva que no ahuda dentro de los esquemas creativos. Y ni hablar de las diferencias entre hombres y mujeres, que siempre han existido”.

“La inequidad en los salarios dentro de la industria es un tema insostenible” , remató.