Una sospecha de fraude es lo que pesa sobre el resultado electoral de los comicios presidenciales en Honduras.

El país se encuentra fuertemente militarizado desde que el viernes pasado se decretara un toque de queda luego de que la gente en todo el país saliera a protestar ante los resultados de las elecciones que daban como ganador a Juan Orlando Hernández, el presidente que iba a la reelección.

El saldo de la represión dejo una muerte. Kimberly Dayana Fonseca fue la primera muerta del toque de queda. Esta medida fue anunciada por el ministro de Gobernación media hora antes de la muerte de Fonseca, quien falleció a las 11 de la noche justo cuando comenzaba a implementarse en el país la restricción de salir a la calle desde las seis de la tarde hasta las seis de la mañana.

“Ella fue al puente a buscar a su hermano para avisarle del toque de queda. Se quedó hablando con un amigo y vieron que venía la Policía Militar. Hasta aquí escuché los disparos, parecía una guerra aquello”, dice Yolanda Barahona, la abuela de Kimberly. “A mi nieta le dispararon a la cabeza. Ya no había nada que hacer”, según consigna El Faro.

El candidato opositor, Salvador Nasralla, ha acusado al gobierno de estar infiltrando las protestas para causar desordenes y así justificar la fuerte militarización del país. También hay quienes afirman que esta situación de caos beneficia a criminales que salen de manera oportunistas a robar y a saquear locales comerciales.

Ya se cumplió una semana de las elecciones en Honduras y aún el país carece de resultados definitivos. Por un lado, Juan Orlando Hernández se proclama ganador y por otro Salvador Nasralla también lo hace.

La Alianza Opositora decidió no enviar a sus representantes a observar el proceso de recuento de las actas que necesitan una revisión especial como modo de protesta. Ante esto el Tribunal Supremo Electoral decidió suspender el proceso. La oposición solicitó la revisión de otras 5 mil actas que según sospechan fueron modificadas durante una suspensión de la transmisión de datos que se registró durante esta semana.

Las protestas continúan este domingo en todo el país y se terminarán antes de que empiece el toque de queda para que los manifestantes lleguen a sus casas de manera segura.