La semana empezó llena de noticias en Cataluña. El mismo día en el que empieza la campaña electoral para las elecciones del 21 de diciembre, convocadas por el presidente español Mariano Rajoy, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, decidió librar a seis de las diez  personas encarceladas tras la votación del referéndum del pasado 1 de octubre. Sin embargo, en su interlocutoria, decidió dejar dentro de la cárcel a dos de los ex consejeros, el vicepresidente Oriol Junqueras y el responsable de Interior Joaquim Forn, y a los dos líderes independentistas, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez.

Los liberados esta tarde son los ex consejeros Raül Romeva, Carles Mundó, Josep Rull y Jordi Turull, quienes salieron de la cárcel de Estremera (Madrid) tras pagar las fianzas que les impuso el magistrado. Los cuatro son candidatos a las elecciones del 21 de diciembre, cuya campaña electoral comienza en la medianoche de este lunes. También quedaron libres las consejeras cesadas Dolors Bassa y Meritxell Borrás, quienes abandonaron la cárcel de Alcalá Meco. Bassa también se presenta a las listas electorales.

Familiares, amigos y una delegación de diputados, senadores y miembros de sus respectivos partidos políticos (ERC y del PDeCAT) les recibieron entre aplausos a la salida del centro penitenciario, en el que ingresaron el 2 de noviembre por supuestos delitos de sedición, rebelión y malversación en relación con el proceso independentista en Cataluña.

El juez acordó este lunes la puesta en libertad de todos ellos tras depositar una fianza de 100.000 euros (casi 77 millones de pesos), aunque les retiró el pasaporte, les prohibió salir de España y les fijó comparecencias semanales en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña o en el juzgado que elijan, bajo advertencia de que, si incumplen estas medidas, deberán volver a prisión.

Tras la decisión del juez, miles de ciudadanos se concentraron en las plazas de varios de los pueblos y ciudades de Cataluña para exigir la puesta en libertad de los cuatro encarcelados. Eso, al mismo día en que las fuerzas políticas ponen en marcha la campaña electoral. Uno comicios que para los independentistas serán la clave para legitimar sus demandas, recuperar la institucionalidad y reivindicar la salida de todos los presos políticos.