Ya se cumple una semana desde que se realizaran las elecciones presidenciales en Honduras, sin embargo aún no hay resultados. La disputa es entre la continuidad del gobierno de Juan Orlando Hernández (JOH) y la candidatura de la Alianza de Oposición encabezada por Salvador Nasralla.

Si bien las versiones oficiales hablan de un triunfo de JOH, la gente ha salido a las calles por lo que presumen es un gran fraude electoral. La efervescencia popular generó protestas en todo el país y debido a esto se decretó un toque de queda por diez días a partir del viernes pasado.

“El viernes nos despertamos con tomas por todos lados, pero sumado a eso comenzaron los saqueos en algunas tiendas en las ciudades más importantes del país y la capital, esos saqueos no fueron por parte de personas de la Alianza“, comenta Ana Pineda, ciudadana hondureña que está en la capital Tegucigalpa.

Desde las 11 de la noche de ese mismo viernes comenzó a regir el toque de queda. A esa misma hora se registró el asesinato de Kimberly Dayana Fonseca, por parte de la policía militar.

“A las 11 de la noche se establece un toque de queda y los militares llegaron a barrios y colonias, donde habían barricadas, a reprimir a la gente, hasta ahora oficialmente se reportan 7 muertos de esa noche, aunque otras personas dicen que fueron 11, la cifra oficial se queda en 7″, cuenta Ana.

Ya van tres días del toque de queda y Ana señala que la capital se encuentra militarizada. Sin embargo, esto no ha mermado los ánimos de las personas que han salido a protestar en masa. Ayer sábado se realizaron cacerolazos y la policía militar llegó a los barrios a tirar gases.

“Aquí en mi barrio primero pasaron tres motos de la policía militar, luego 3 Hilux 3.0 (camionetas), y por último vinieron dos tanquetas, pero igual no lograron que la gente se metiera a sus casas y no pararon el cacerolazo”, afirma.

Ana cree que en Tegucigalpa la policía dejó de disparar porque la gente pudo grabar la represión.

Niño de 12 años herido por la policía

La Alianza exige que se cumplan 11 puntos al Tribunal Supremo Electoral (TSE) y dentro de ellos se encuentra la entrega de 5 mil actas de la elección que fueron presuntamente alteradas luego de una caída del sistema que se registró el martes.

Cabe recordar que los primeros resultados oficiales, con casi el 60% de los votos escrutados, le daban el triunfo al candidato opositor Nasralla con una ventaja de casi cinco puntos por sobre JOH. No obstante, el miércoles los resultados con el 82,89% escrutado le daban la ventaja al actual presidente por un margen mínimo de menos de medio punto. Ese mismo día el sistema volvió a registrar fallas, por lo cual el conteo se detuvo nuevamente.

Aún restan 7 días de toque de queda y no se sabe cómo va a evolucionar la situación en el país centroamericano. Ana relata que hoy entre las 11 y las 14 horas se desarrollaron protestas en todo el país, pero no hubo mayores incidentes.

Manifestación realizada hoy en Tegucigalpa