El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, candidato del gobernante Partido Nacional, resultó este lunes ganador de las elecciones generales del 26 de noviembre al concluir el escrutinio especial de 1.006 actas inconsistentes tras una jornada de 14 horas que inició el domingo.

Hernández se impuso con el 42,98 por ciento, contra el 41,39 por ciento de Salvador Nasralla, candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, con el 99,89 por ciento del global de las actas electorales escrutadas. Nasralla expuso las presuntas irregularidades en las que estuvieron envueltos el escrutinio en Honduras. “Hubo fraude en las mesas. Ellos pusieron a votar también a los muertos y gente que vive en EEUU”, afirmó.

Además, reiteró su llamado a la revisión de las actas y dijo que “si se revisan las 1600 actas”, así como las actas con los cuadernillos y los votos que llegaron fisicamente, no tendría “problemas en aceptar los resultados”.

Según tuiteó el presidenciable, la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea en Honduras para las elecciones del 26, no reconoce el resultado final del TSE y exige la revisión del 100 por ciento de las actas. Marisa Matías, jefa del grupo de observadores, pidió al TSE ser flexibles y aceptar las peticiones de todos los partidos políticos de Honduras.

Revisión de actas pendiente

El magistrado presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), David Matamoros, dio por concluido el escrutinio especial de manera simbólica, cuando restaban 20 actas electorales que aparecieran en el cómputo final de 18.128.

Sobre la revisión de más de 5.000 actas que exige la Alianza de Oposición, en las que según Nasralla esta el “fraude” en su contra que “se ha fraguado en el Tribunal Electoral”, Matamoros indicó que siguen dialogando para buscar una respuesta a su demanda.

Los comicios del pasado 26 de noviembre se celebraron con normalidad, pero el miércoles, cuando por una “caída del sistema” la página dejó de subir información justo cuando Hernández comenzó a tomar ventaja sobre Nasralla, después de estar cinco puntos abajo, el candidato de la Alianza de Oposición habló de “fraude”. Eso marcó el inicio de varias manifestaciones violentas entre el miércoles y viernes, con hechos vandálicos registrados en varias ciudades del país que dejaron pérdidas millonarias y al menos siete personas murieron durante las manifestaciones.

El viernes, el gobierno decretó el estado de excepción que restringe la circulación de personas, que regirá durante diez días, mientras Nasralla reiteró que defenderá su “triunfo” en las calles.