A más de un mes de haber sido absuelta en el caso Luchsinger Mackay, la machi Francisca Linconao se encuentra bien en su casa en el lof Rahue, desde donde dio una entrevista al medio de comunicación mapuche Aukin.

La machi repasó lo que fue su situación a lo largo del extenso caso. Ella fija el comienzo en la demanda que le hizo a Alejandro Taladriz el año 2008, quien estaba avanzando en la tala de árboles medicinales en el cerro Rahue, que son fundamentales en su labor como machi. Entonces es que con el apoyo de abogados logra un recurso de protección, amparada en el convenio 169 de la OIT.

Yo pienso que por todo eso me involucraron en este caso, por eso fui perseguida. Cuando murieron los Luchsinger me vinieron a allanar, no pidieron permiso, vinieron con todas las armas en altas, como para disparar. Nosotras eramos puras mujeres, mi hermana, mi nieta, mi hija…puras mujeres, aquí en mi casa no hay ningún hombre entonces ese allanamiento fue para mi muy malo, porque nunca tuve un problema con los carabineros, la justicia, mi conducta es buena, como machi trabajo con remedios, en la sanación de mi gente. ese era mi trabajo”, afirma Linconao.

Precisa además que los carabineros “vinieron a trajinar todo y no encontraron nada, porque no manejamos armas. Después salen con que yo tenia un arma hechiza y me llevaron detenida”. Y agrega: “Yo no firmé ningún documento, ellos tenían que hacer acta de porque me detuvieron y no lo hicieron. Y después dicen en tribunales que yo firmé el acta. Y siguen mintiendo y mintiendo, los fiscales que estaban ahí, los tres fiscales del juciio siguen mintiendo. Yo siendo inocente estuve encarcelada 10 meses. Mis abogados me sacaron en cuatro oportunidades y los fiscales apelaban y me mandaban a la cárcel”.

Vale recordar que el fallo del caso Luchsinger es bastante crítico del allanamiento de Carabineros a la casa de la machi, el día después de la muerte del matrimonio Luchsinger Mackay. En el juicio, se presentó un video que da cuenta de irregularidades en el procedimiento, como la presencia de carabineros de civil que entraron con una mochila a la ruca de la machi y no permitieron que ni ella ni su hermana presenciaran qué hacían ahí adentro. Después encuentran el arma hechiza en ese mismo lugar.

Te puede interesar: Historia de un fracaso: Así fue cómo la Fiscalía imputó a 11 inocentes la muerte de los Luchsinger Mackay

“Yo no tenía miedo…tenía rabia, impotencia. Jugaron con mi persona, espiritualmente”, afirma la machi.

Linconao agradeció el apoyo que recibió del pueblo mapuche en la huelga de hambre que sostuvo entre diciembre de 2016 y enero de 2017. “No tenía nada más que hacer, la huelga era la única posibilidad. Ahí dije: yo soy inocente, si salgo viva, salgo viva y si salgo muerta, salgo muerta. Y así fue”. 

Respecto al juicio que la terminó absolviendo a ella y a los otros 10 imputados, afirmó que “todos los días, por dos meses, viajamos a Temuco a escuchar las mentiras de los fiscales”. “A mi me gusta mirar a la cara a la gente. Yo merezco respeto y yo sé respetar a la gente, y me gusta decirle en la cara a esos fiscales que son unos mentirosos”, agregó, en referencia al fiscal jefe de Temuco Alberto Chiffelle, el fiscal de Alta Complejidad de La Araucanía, Luis Arroyo y el fiscal regional, Cristian Paredes.

Por último, la machi envió un mensaje en mapuzungun: “No estamos solos los mapuche (…) Si existe el dialogo, el buen trato, la buena conversación entre mapuche, podemos tener fuerza. Pero si eso no ocurre, nunca estaremos unidos”.

Mira en este link la entrevista completa con la machi Francisca Linconao.