Este 2017 ha sido un año especialmente movido en cuanto al caso de asesinato de Jaime Guzmán en 1991. Uno de los autores materiales, Raúl Escobar Poblete (Comandante Emilio), fue detenido en México en julio; el otro autor, Ricardo Palma Salamanca, fue detenido y luego liberado en Francia en junio -según informó el ministro Mario Carroza-; la francesa y Marie Emmanuelle Verhoeven, supuesta “comandante Ana”, fue puesta en libertad en la India ese mismo mes tras un año y seis meses de prisión preventiva.

Hoy, según informó el diario Clarín de Argentina, se sumó un nuevo hito: Sergio Galvarino Apablaza, comandante “Salvador” y ex jefe de la dirección del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, habría perdido su categoría de refugiado político por orden del gobierno de Mauricio Macri.

Apablaza es acusado tanto de ser autor intelectual del asesinato de Jaime Guzmán como del secuestro de Cristián Edwards. Si bien reside en Argentina desde 2004, fue en 2010 cuando, tras la reactivación del Caso Guzmán por una entrevista al ex frentista Mauricio Hernández Norambuena (comandante “Ramiro”), una resolución de la Corte Suprema argentina dio el visto bueno a la solicitud de extradición de Apablaza.

Esta resolución fue contrarrestada por el asilo político que se le otorgo al ex frentista, una decisión tomada por la CONARE -instancia integrada por los ministerios de Relaciones Exteriores, Justicia, Interior, y por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados de la ONU (Acnur)- e impulsada por el gobierno de Cristina Kirchner.