Tras un periodo en Madrid, María Figueroa, directora del colectivo, vuelve a Chile con ganas de montar una obra que plasme parte de sus reflexiones sobre los estándares que existen hacia la mujer cuando ya pasa los 30 años, presión que sintió que era más latente acá en Chile.

Con esta premisa llega a los textos de Malú Urriola. Y “Piedras rodantes” fue el elegido para darle cuerpo a esta idea.

La obra se conforma desde el humor negro y ácido que tienen las escrituras de Malú Urriola, conjugados desde el contrapunto, con una atmósfera sórdida e íntima que genera un espacio ambiguo entre lo que forma parte de la realidad y parte del mundo de los sueños.

Tiricia es la enfermedad del alma cuando el corazón se entristece. En este caso, el de una mujer sola, que con una afilada caracterización por parte de la actriz y la dirección de María Figueroa logran momentos que más allá de conmover o causar risa, nos invitan a urgar y reflexionar con ella.

Reseña

Una mujer cerca de los 35 años, que tras la presión social que siente por no querer ser parte de un estándar de mujer, comienza a cuestionar sus propias decisiones. ¿Será que se le está pasando el tiempo? ¿Necesitará compañía? ¿Un hombre? ¿Hijos? ¿Trabajo que le dé estatus? Son estas las preguntas que la colectiva trata de plasmar en escena, desde un humor negro y grotesco.

Más información en el evento en Facebook.

Fechas: 13 -14 – 15 – 16 – 20 de Diciembre, 20:00 horas.
Lugar: Escuela de Teatro Arcos. Victoria Subercaseux #99. Barrio Lastarria, Santiago Centro.
Valor: General $3000 / Estudiante y tercera edad: $2000.
Dirección de escena: María Figueroa
Elenco: Ana Ramírez y José Albornoz
Adaptación de texto: José espinosa
Producción: Karen Muñoz
Gráfica: María Figueroa