Con los votos de abstención de Fuad Chahín y Ricardo Rincón, ambos militantes de la Democracia Cristiana, se cayó la reforma a la Constitución que planeaba el gobierno.

Ayer martes se discutió la reforma en su primer trámite legislativo, en la comisión de Constitución de la Cámara de Diputados. La iniciativa busca modificar el capítulo XV de la Constitución, permitiendo un nuevo mecanismo para una reforma constitucional.

Lo que se rechazó fue específicamente un inciso en particular, el llamado “corazón” de la reforma: La creación de una Convención Constituyente que decida el mecanismo final para la reforma constitucional.

Enfrentados a la votación, Chile Vamos votó alineado: Cinco votos en contra. La Nueva Mayoría, también con cinco representantes, votó a favor. Todo quedaba en manos de los DC, quienes optaron por abstenerse y, con ello, dejar en la UTI la reforma constitucional. El diputado Aldo Cornejo, también de la falange, pero cercano a la presidenta Bachelet, no se presentó a votar.

“A mi me parece que cuando estamos hablando de la instancia para poder elaborar una nueva Carta Fundamental, al menos su estructura mínima debiera estar establecida en la propia Constitución (…) espero que a partir de lo que sucedió hoy el gobierno entienda que tiene que dialogar un poquito más con los parlamentarios”, afirmó Fuad Chahín.

Pese a los argumentos, por los pasillos del Congreso se comentaba cómo la DC decidió pasarle la cuenta al gobierno por las últimas elecciones. Todo apunta contra el propio Chahín, quien perdió en su disputa por llegar al Senado y acusó abiertamente intervencionismo del gobierno a favor de Franchisco Huenchumilla, quien fue el ganador.

“Aquí se produce una paradoja: de que se aprueba una idea de legislar respecto de una idea matriz, que es la creación de una convención constitucional, y luego, por la metodología de la votación, se rechaza justamente lo mismo que se había aprobado en general”, aseguró el ministro Secretario General de la Presidencia, Gabriel de la Fuente.

“Vamos a establecer los puentes, las conversaciones que sean necesarias con los diputados para poder llegar a un consenso en esa materia”, agregó.

 

En paralelo, se rechazaron dos indicaciones, una del Partido Comunista y otra del Partido Socialista, que solicitaba bajar el quórum de 2/3 de la Cámara a 3/5.

Con esto, el gobierno buscará repetir la discusión la próxima semana.