No+AFP es un norte fundamental para el Frente Amplio porque es una política pública que atraviesa con fuerza todas las dimensiones relevantes de la sociedad que quisiéramos transformar: social, económica, política y cultural.

No+AFP, representa una nueva forma de hacer política pública. Una de las razones por las cuales nace el Frente Amplio es el distanciamiento que ha tenido la elite política de las demandas de la ciudadanía. Por esta razón es importante que las políticas públicas que se diseñen en democracia respondan a las preferencias sociales. El sistema de pensiones actual fue diseñado en dictadura y hoy millones de ciudadanos y ciudadanas se han pronunciado fuertemente contra el actual sistema en diversas manifestaciones. Entendemos que nuestra labor es profundizar la democracia y empujar dichos cambios junto a la ciudadanía y no lejos de ella.

Hace ya varios años, Chile ha firmado el pacto internacional de los derechos económicos, sociales y culturales. La seguridad social es parte de este pacto. Esta promueve la solidaridad en las políticas sociales, no solo de ricos a pobres sino de sanos a enfermos, de activos a inactivos, de empleados a desempleados. En el actual sistema se enfrenta el riesgo de la vejez de manera individual, mientras que en un sistema de seguridad social el riesgo se enfrenta de manera colectiva. Un sistema de pensiones bajo los principios de la seguridad social tiene un financiamiento tripartito y con beneficios definidos, además de ser sostenible financieramente, como la propuesta presentada por No+AFP y apoyada por el Frente Amplio.

Además, el Frente Amplio está comprometido con una agenda de mayor igualdad en la condiciones de vida de las personas. El actual sistema de pensiones traslada toda la desigualdad de ingresos en la vida activa a la vejez, dejando a la mayor parte de los pensionados en condiciones económicamente desfavorables, de hecho indignas. Las mujeres son especialmente desfavorecidas en este contexto, ya que el sistema de AFP considera que la única fuente de tener una vida digna en la vejez es el haber estado en el mercado laboral; todas las personas que estuvieron realizando labores de cuidado son discriminadas. Nuestras propuestas de desarrollo económico y social están enmarcadas en una agenda feminista, en la cual las labores de cuidado son una responsabilidad colectiva y deben ser visibilizadas.

El sistema actual de AFPs aún cuando son los trabajadores los que acumulan un stock de recursos del orden del 70% del PIB estos no se benefician de este poder económico. Más bien, el sistema de AFPs genera bajas pensiones para los trabajadores tiene bajas y al mismo tiempo genera beneficios inconmensurables para unos pocos. Estos beneficios les han permitido incidir en la agenda política del país de manera significativa impidiendo cambios en el sistema de pensiones. Gastando grandes sumas de dinero en marketing, agregando personas vinculados a los partidos tradicionales en sus directorios y algunos con millonarios ingresos. El Frente Amplio está comprometido con una democracia sana y esta funciona cuando los ciudadanos tienen igual poder para afectar las políticas públicas. Por eso, el sistema de pensiones no puede ser para enriquecer y empoderar a unos pocos.

Finalmente, estos meses de trabajo territorial de los candidatos del Frente Amplio a lo largo de todo Chile nos han mostrado que la demanda por un sistema de seguridad social que dé garantías de una vejez digna y el fin a las AFP es una demanda transversal y ciudadana muy importante. Esto contrasta con la importancia que se le ha dado en el debate público en general. Creemos que una vez más hay un cerco comunicacional importante en este tema, pero los ciudadanos y ciudadanas están preocupados y con razón. Llevamos décadas perdidas porque el mundo ligado a la política y las políticas públicas no se ha atrevido a dar soluciones relevantes. El Frente Amplio va empujar junto a la ciudadanía cambios no cosméticos sino cambios sustantivos en el sistema de pensiones que realmente garanticen dignidad en la vejez.


Claudia Sanhueza y Juan Ignacio Latorre (RD) senador electo por la V región.