Las personas trans en Indonesia tienen dificultades para orar en las mezquitas comunes, donde hombres y mujeres están separados. A menudo provocan reacciones violentas entre los asistentes.

Por ese motivo, Shinta Ratri ayudó a fundar el Pondok Pesantren Waria al-Fatah, el único internado islámico del mundo dirigido a personas trans.”Necesitábamos un lugar seguro para que las mujeres trans rezasen”, dice.

Según informa The Guardian, desde su fundación en el año 2008, el internado, ubicado en una pequeña ciudad en la isla indonesia de Java, se ha convertido en refugio para las personas trans de toda Indonesia, el país con más musulmanes del mundo. “Aquí se puede estar con ropa de mujer o de hombre, depende de ti”, dice Shinta. “Depende de cómo te sientas mejor”.

La escuela tiene unos 40 miembros, en su mayoría de la comunidad LGTBI. A diferencia del resto de internados islámicos, donde los estudiantes están entre la adolescencia y los primeros veinte años, las estudiantes de esta escuela suelen ser más mayores. Entre ellas, hay cuatro mujeres trans que viven todo el año en el recinto.

“A Alá no le importa que seas homosexual, trans o lo que sea”, dice Yumi Sara, una de las asistentes. “La persona trans es una hermosa criatura creada por Alá”, agrega.

En indonesio, a las personas trans se las conoce como waria, una combinación de la palabras indonesias para mujer (wanita) y para hombre (pria). Si bien los waria no son nada nuevo en la cultura javanesa, se enfrentan a una discriminación constante y a menudo son empujados hasta los márgenes de la sociedad.

La creciente visibilidad del movimiento de derechos LGTBI en Indonesia ha provocado una violenta reacción entre los conservadores políticos y religiosos. La homosexualidad y la transexualidad no son ilegales en Indonesia, pero el año pasado se produjo un aumento de la retórica y de las acciones de las autoridades contra el colectivo LGTBI.

La Asociación Psiquiátrica de Indonesia ha llegado a decir que las personas trans tienen trastornos mentales y el parlamento del país está debatiendo ahora una ley para prohibir que haya personajes LGTBI en los programas de la televisión nacional. En mayo, dos hombres homosexuales fueron azotados en público en la conservadora provincia de Aceh por violar la sharía de la región, que prohíbe la homosexualidad.