El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras, David Matamoros, presentó este domingo el informe oficial con el resultado del escrutinio especial de las 4.753 actas que no fueron transmitidas la noche electoral del 26 de noviembre y aseguró que no se incurrió en ningún tipo de fraude.

Matamoros destacó que las actas originales, que contaban con la firma de los representantes de los distintos partidos políticos, “no presentaban inconsistencias y estaban muy bien elaboradas y refrendadas”. Las actas revisadas establecen que el actual presidente del país y candidato nacionalista, Juan Orlando Hernández, se hizo con 424.362 votos, lo que representa un 50,11 por ciento, mientras que el candidato de Alianza de Oposición, Salvador Nasralla, que había denunciado fraude electoral, consiguió 267.000 votos (un 31,54 por ciento).

“En ningún momento se puso en precariedad el proceso, no hallamos evidencia de fraude”, afirmó Matamoros.

La Alianza de Oposición y el Partido Liberal, las dos principales formaciones opositoras de Honduras, presentaron el viernes sendas solicitudes formales para anular los resultados de las elecciones presidenciales.

Nasralla, segundo en el recuento oficial de votos, denunció un fraude en las elecciones porque los primeros conteos divulgados por el TSE, con el 57 por ciento de los votos escrutados, lo señalaban como ganador con una diferencia de cinco puntos porcentuales, que se fue acortando finalmente hasta revertirse a favor de Hernández.